Para la reactivación de actividades económicas, al menos 600 negocios de venta de bebidas alcohólicas y ropa cambiaron al rubro de la gastronomía, de elementos de bioseguridad y desinfección, como parte de la reconversión productiva que impulsa la Alcaldía, informó el secretario Municipal de Desarrollo Económico, Sergio Siles.

Este proceso de cambio de rubro se desarrolla por las restricciones que aún están vigentes en la emergencia sanitaria. “La reconversión está vinculada a dar alternativas a las actividades económicas que no han podido operar hasta la fecha para abrir temporalmente otro rubro, es decir, sin perder su licencia de funcionamiento original. De manera que cuando todo vuelva a la normalidad retornen al rubro al cual estaban acostumbrados”, explicó la autoridad edil.

Comentó que el efecto del desempleo en la construcción obligó a emprender nuevos negocios. Siles recordó que el rubro gastronómico registró un crecimiento sostenido desde 2017. En ese año se tenía 200, luego a fines de 2019 se cerró con más de 3.500 negocios de alimentos preparados.

A la fecha, en el municipio solo están activos el servicio delivery o para recoger del mismo negocio. A pesar de las limitaciones, el sector gastronómico es una de las mayores alternativas para emprendedores y la reconversión de rubro, enfatizó.

Otro de los sectores que se convirtió en una alternativa para generar ingresos es de la venta de insumos de bioseguridad y desinfección que suman 200 con reconversión.

Finalmente, explicó que las licencias de funcionamiento para la reconversión y para el inicio de nuevos negocios pueden realizarse en las plataformas de la Unidad de Actividades Económicas del piso 3, del edificio Anexo Soboce o en la plataforma igob 24/7.

Fuente: Agencia Municipal de Noticias