La Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) detectó movimientos económicos irregulares, entre 2011 y 2019, por cerca de Bs 6 millones en las cuentas personales de Luis Arce, quien fue ministro de Economía del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS).

«La UIF evidencia movimientos económicos anómalos e irregulares y sin justificación legítima en las cuentas del exministro Arce y su familia», afirmó el procurador General del Estado, Alberto Morales, durante una conferencia de prensa.

En ese sentido, Morales indicó que las irregularidades identificadas son: los traspasos de recursos de fuentes ilícitas; flujos de dinero desconocido vinculados a su cargo; un incremento desproporcionado de los patrimonios, los cuales son compatibles con el delito de enriquecimiento ilícito.

El documento de la investigación fue notificado a la Procuraduría y a la Fiscalía el 24 de septiembre de este año.

Los movimientos irregulares son parte de los hallazgos realizados en el marco de las investigaciones orientadas a establecer las responsabilidades en el desfalco del desaparecido Fondo de Desarrollo Indígena.

El Procurador señaló que los movimientos irregulares ascienden a aproximadamente Bs 6 millones.

«(Los movimientos irregulares en cuentas de Arce) aproximadamente suman 6 millones de bolivianos, casi un millón de dólares, que es parte solo del perfil económico y está pendiente en la UIF el manejo del Fondo Indígena y la cuantificación del registro a otras cuentas», explicó Morales.

Ante esta situación, Morales anticipó que pedirán la ampliación de las investigaciones sobre el millonario desfalco, que se produjo en el caso del Fondo Indígena.

La autoridad detalló que la indagación de la UIF reveló que el exministro de Economía recibió, entre 2011 y 2019, depósitos de seis funcionarios de esa cartera por un total de Bs 310.647.

«La opinión pública conoce las denuncias de los funcionarios de Economía, del Banco Central de Bolivia y de otras entidades de que eran obligados a pagar diezmos y a participar de las campañas», aseguró Morales.

El Procurador afirmó que no hay justificación ni motivo legal para que un funcionario realice depósitos a ninguna autoridad superior.

En esa línea, en el documento se detecta un depósito efectuado por el gerente distrital de Pando del SIN, Ramiro Germán Villarroel Díaz, a Arce por Bs 16.100.

En tanto, Morales precisó que en la cuenta de Arce también se registra de un depósito de Bs 120.000 de una persona particular por concepto de una «actividad ganadera», pero afirmó que dicha declaración es «falsa» por que la UIF verificó en varias entidades públicas que ni él ni su esposa tienen vínculos con ese rubro.

Según la investigación, la autoridad señaló que también se hallaron depósitos a su cuenta personal de la empresa subsidiaria Shell Bolivia, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Transporte, el Consejo de la Judicatura y otras entidades por Bs 276.343 y $us 14.573.

«Estos depósitos tendrían como justificación el cobro por consultorías de organismos internacionales. Sin embargo, cuando uno ejerce un cargo como el de ministro de Economía, no puede seguir prestando servicios particulares de consultoría», afirmó Morales.

En ese sentido, el Procurador además denunció que esas consultorías no fueron declaradas ante el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), por lo que se habría evadido el pago de tributos.

Asimismo, Morales denunció que Arce retiró, entre 2012 y 2019, Bs 1.132.496, de los cuales llama la atención los 57 traspasos realizados a su secretaria personal, Helory Soria Soto, por un total de Bs 689.441, sin ningún justificación.

Entre tanto, la autoridad indicó que otro traspaso que llama la atención es el efectuado al dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores (CSUTB), Fausto Genaro Flores Salazar por Bs 139.400, sin ningún respaldo lícito.

En ese marco, la UIF también realizó la investigación de las cuentas de la esposa de Arce, Lourdes Brígida Durán Romero, donde se evidenciaron varias irregularidades. Ella ocupaba el cargo de subgerente del Banco Unión.

En ese entendido, Morales indicó que Durán tiene depósitos en su cuenta bancaria por Bs 1,7 millones y $us 49.974, los cuales podrían ser considerados sospechosos por el monto y la modalidad de esos movimientos financieros.

El Procurador afirmó que un dato llamativo es que, entre 2011 y 2019, la esposa de Arce hizo depósitos en efectivo por Bs 779.400 en su cuenta, sin registrar retiros ni préstamos.

En tanto, la autoridad aseveró que en la cuenta de Durán también se identifican depósitos funcionarios del Banco Unión por Bs 216.600, sin ninguna justificación.

«Ese indicio nos lleva a concluir que es parte de un abuso del jefe con relación al personal del Banco Unión», aseguró la autoridad.

Ante esta situación, Morales afirmó que la UIF concluyó que existen indicios que indican que Arce y Durán estarían incurriendo en los delitos de legitimación de ganancias ilícitas, falsedad en declaración, falsedad material e ideológica, evasión impositiva, enriquecimiento ilícito, beneficios en razón de cargo e incumplimiento de deberes.