Lean In: Maggy Talavera

Compartir:

«Lean In» es un libro que analiza la falta de mujeres en posiciones de decisión y poder. Para demostrar que “ellas” también pueden, entrevisté a mujeres exitosas en el ámbito profesional para conocer más a fondo sus vidas y trayectorias. Hoy es el turno deMaggy Talavera.

Nacida en Santa Cruz de la Sierra, Maggy se considera una persona apasionada que siempre luchó por el sueño de ser periodista. Desde temprana edad su temperamento y carácter hicieron de ella una chica inquieta que “se comportaba como un muchacho”, dice ella misma. A sus dieciocho años, y saliendo por primera vez de Bolivia, viajó al Brasil para estudiar Comunicación Social. Más allá de la educación que recibió en ese gran país, el hecho de vivir sola en el extranjero, sin dominar el idioma, expandió su mente y sus horizontes, y sintió que creció como persona. Después de cuatro años, y gracias a un convenio con el diario El Mundo, Maggy volvió a Bolivia a ejercer su profesión y se destacó rápidamente al ser una de las primeras mujeres tituladas en esa empresa periodística. Concluido un ciclo laboral en El Mundo fue contratada por El Día, donde según sus propias palabras, «gozaba de una mayor libertad para expresarse y transmitir sus ideas». Después de tener a su primer hijo, e incursionar en otros emprendimiento personales, volvió a El Nuevo Día como Directora de Reportajes. Según ella, ésta es su «época dorada en el periodismo escrito». Más tarde, fue contratada en El Deber como Jefe de Redacción y acompañó el proceso de modernización de este matutino. Luego, en el afán de buscar independencia laboral y económica, creó el Semanario Uno. Actualmente dirige el programa radial sabatino «SemanarioUno con Maggy Talavera» y tiene dos hijos.

Volviendo al tema principal, al de “ellas”, Maggy dice que «gracias a su carácter fuerte, su condición de mujer nunca fue un impedimento para hacer lo que quería». Sin embargo, su extrema pasión y dedicación al periodismo le impedía pasar mucho tiempo con sus hijos, que esperaban el fin de semana para compartir con ella. El apoyo familiar fue fundamental para esa etapa de crianza.

A pesar de no haber tenido ningún tipo de trabas en su carrera laboral, Maggy cree que «para que la sociedad desarrolle una mayor equidad de género hay que educar a los hijos, desde el hogar, con mayor libertad, respeto y sensibilidad sobre estos temas».