Los colegios belgas abren en septiembre con mascarillas y sin excursiones

Compartir:

El Gobierno belga confirmó este jueves que todos los alumnos iniciarán el curso escolar el próximo 1 de septiembre, con una obligación de llevar mascarilla para los mayores de 12 años y sin excursiones o salidas programadas «hasta nuevo aviso».

«Es un riesgo que estamos dispuestos a correr, porque la educación es esencial», dijo la primera ministra, Sophie Wilmès, preguntada en una rueda de prensa por el incremento de los contactos sociales que conllevará la vuelta de los escolares a los colegios.

El plan belga se centra por el momento en los alumnos de secundaria, aunque se espera un documento adicional con indicaciones para los más pequeños, y se basa en la observación de que la vuelta a las clases parcial del pasado mayo y junio «no causó un aumento de la circulación del virus».

Bélgica prevé que los escolares acudan al colegio los cinco días de la semana, tras descartar que los miércoles se diera clase en remoto como se había planteado inicialmente.

Los mayores de 12 años y los profesores tendrán que llevar mascarilla siempre que la distancia de seguridad de 1,5 metros no pueda respetarse, y los maestros están obligados a llevarla siempre que estén dando la clase en voz alta.

También se reforzará la ventilación y limpieza de las aulas.

MEDIDAS MENOS ESTRICTAS, AUNQUE SIN VUELTA A LA NORMALIDAD

Bélgica también anunció este jueves el levantamiento de algunas limitaciones para combatir la expansión de la COVID-19, como la obligación de hacer la compra en solitario o el máximo de 100 personas para eventos en interior y 200 para exteriores, que pasan a ser 200 y 400 respectivamente.

Sin embargo, la primera ministra incidió en que una vuelta a la normalidad total «aún no es posible» y aseguró que se centrarán en encontrar soluciones sostenibles a largo plazo, que los ciudadanos puedan mantener en el tiempo.

«Sabemos que ninguna medida detendrá el virus hasta que no haya una vacuna. Lo que queremos evitar por todos los medios es volver a imponer medidas que tengan un impacto grande en nuestra vida cotidiana», dijo Wilmès.

A partir del próximo lunes, el Gobierno volverá a permitir ir a tiendas o supermercados con un acompañante, algo que no estaba permitido hasta ahora, y elimina la limitación de tiempo máximo en el establecimiento, hasta ahora de 30 minutos, si bien cada tienda podrá endurecer estas medidas por su cuenta.

En cuanto a los eventos sociales, la primera ministra anunció que se duplica el máximo de personas que pueden asistir tanto a eventos en interior (de 100 a 200) como en exterior (de 200 a 400), lo cual incluye competiciones deportivas y servicios religiosos, aunque siempre respetando medidas de seguridad como el uso de mascarilla.

Los funerales estarán restringidos a 50 personas.

Por otro lado, a partir del 1 de septiembre, se reabrirán las fronteras a las personas de países con los que Bélgica limita los viajes de residentes en Bélgica si pueden demostrar que tienen «una relación duradera» con alguien dentro del país.

«Como saben, el amor no tiene fronteras», dijo la primera ministra.

El número de nuevos casos de coronavirus en Bélgica fue de 534,6 diarios durante el periodo del 10 al 16 de agosto, una caída del 13 % respecto a la semana precedente, aunque los fallecimientos siguen aumentando y ya alcanzan una media de 10,4 diarios en la última semana medida.

Deja un comentario