La cifra de nuevos contagios diarios rebasó este martes los 4.000 casos en Alemania, en medio de un fuerte debate por la prohibición de algunos poderes regionales a los viajeros de zonas de riesgo del país de pernoctar en su territorio.

El Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en Alemania, notificó este martes 4.122 nuevos casos de Sars-CoV-2. Se observó un claro repunte respecto a los 2.467 del lunes, aunque esta evolución se considera normal, dado que en fin de semana se ralentiza la compilación de datos en algunas regiones.

El número de víctimas mortales en 24 horas fue de 13, lo que sitúa la cifra de fallecidos con o por Sars-CoV-2 en Alemania desde el inicio de la pandemia en 9.634, con un total de 329.453 infecciones, de las cuales 279.300 son pacientes recuperados. El factor «R» de reproducción se sitúa en 1,29 -es decir, cada contagiado transmite el virus a una media de 1,29 personas-.

La aceleración de los contagios registrada la semana pasada ha derivado en nuevas restricciones en las regiones de mayor incidencia. El sábado se superaron los 4.700 contagios en 24 horas, el máximo diario desde mediados de abril, y se temía una progresión rápida hacia el pico alcanzado a finales de marzo, con 6.000 contagios diarios.

DEBATE EN TORNO A LAS ZONAS DE RIESGO

Se adopta como norma para declarar una zona como de riesgo que se rebasen los 50 contagios por 100.000 habitantes en 7 días, de acuerdo a los criterios del RKI. En esta situación se encuentran el conjunto de Berlín y otras grandes ciudades -Colonia, Fráncfort, Stuttgart y, desde hoy, Múnich-, además de numerosos distritos del «Land» de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país, y también de otros «Länder».

En total hay 30 ciudades o distritos de éstas en esa categoría, lo que afecta a unos 14 millones de ciudadanos de los 83,5 millones de habitantes del país. El de mayor incidencia es el de Neukölln, en Berlín, con 142 casos por 100.000 habitantes y 7 días, seguido del barrio gubernamental de Mitte, con 106.

Con expectación se espera la reunión de mañana entre la canciller Angela Merkel y los líderes regionales, mientras crecen las demandas de distintos ámbitos para que se unifiquen criterios a escala nacional.

El sector turístico ha criticado la situación actual, según la cual, algunos «Länder» -estados federados- han prohibido que pernocten en su territorio ciudadanos de las «zonas de riesgo». La falta de medidas unitarias genera desconcierto, especialmente por producirse en plenas vacaciones escolares de otoño y cuando muchas familias ya habían hecho sus planes, alertó ayer la Federación Alemania de Turismo.

Hasta ahora, de las reuniones entre Merkel y los poderes regionales han emanado consensos o líneas marco. Sin embargo, la concreción de esas medidas compete a los «Länder», algunos de los cuales optaron por prohibir las pernoctaciones de esos viajeros la semana pasada; otros se desmarcaron de la medida y otros sencillamente no las aplican o se echaron atrás.

La eventual prohibición afecta a los ciudadanos procedentes de las zonas de riesgo, salvo que puedan presentar un test negativo realizado en las 48 horas previas a su viaje -algo difícil de conseguir a tiempo, ya que los laboratorios están desbordados; en tanto que los gastos del test, además, van en la mayoría de los casos a cuenta del ciudadano.