Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) abordarán este lunes la relación con Rusia tras el envenenamiento del opositor Alexei Navalni, el conflicto en Nagorno-Karabaj y la cooperación estratégica con América Latina y el Caribe, además de pasar revista a la crisis venezolana.

Los ministros se reunirán de forma presencial en Luxemburgo por primera vez desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

RELACIONES CON RUSIA Y CRISIS BIELORRUSA

Comenzarán su reunión con un debate en profundidad sobre el estado de las relaciones con Rusia, teniendo en cuenta la situación «en deterioro» de los derechos humanos en el país o la desinformación que sigue llegando a la UE de fuentes prokremlin.

Pero también el envenenamiento del opositor Navalni, sobre el que la Unión ha pedido a Moscú una investigación independiente, o su papel en países vecinos como Bielorrusia.

Al margen de esas tensiones, la UE espera abordar posibilidades de trabajar con Rusia -sobre la que mantiene sanciones por su implicación en la crisis separatista en el este de Ucrania- en áreas clave de interés global, como la seguridad nacional, el cambio climático y la lucha contra la COVID-19.

Sobre Bielorrusia, el Consejo hablará del apoyo que está dando la UE a la sociedad civil tras las elecciones presidenciales del 9 de agosto, en las que la Unión no reconoce la victoria del actual mandatario, Alexandr Lukashenko, por considerar que los comicios fueron fraudulentos.

Fuentes comunitarias apuntaron además que el Consejo trabaja en ampliar la lista de 40 personas a las que ya ha sancionado por fraude electoral y la posterior represión de manifestaciones pacíficas en Bielorrusia, pero dejaron claro que no es algo que se vaya a aprobar todavía en esta reunión.

LATINOAMÉRICA Y VENEZUELA

El segundo gran debate que mantendrán los ministros será sobre América Latina y el Caribe.

Tras abordar en su Consejo de julio el impacto del coronavirus en el subcontinente, en esta ocasión entrarán en una «discusión estratégica» sobre las relaciones con una región que ha experimentado grandes cambios en los últimos diez años y que mantiene además «una mentalidad similar» a la UE en cuanto a la defensa de los mismos valores y principios, dijeron las fuentes.

Los ministros discutirán cómo «relanzar el compromiso político de alto nivel» con la región y ayudar a sus países a impulsar una recuperación «verde, digital y socialmente inclusiva» tras la pandemia.

También hablarán de la reunión ministerial entre la UE y América Latina y el Caribe prevista para diciembre, las relaciones con socios estratégicos como Brasil y México o las perspectivas de concluir las negociaciones en curso de acuerdos comerciales y de asociación.

Por lo que respecta a Venezuela, el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, informará a los ministros de los últimos esfuerzos para apoyar una solución democrática y pacífica al impás político en ese país, incluido el reciente envío de una misión diplomática a Caracas para intentar el aplazamiento de las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

Pese a que el Gobierno de Nicolás Maduro ya comunicó públicamente que la fecha de los comicios se mantiene, las fuentes comunitarias recalcaron que «aún estamos esperando una respuesta formal del régimen de Venezuela a nuestra petición de posponer las elecciones».

«El aplazamiento de los comicios no se pretendía que fuera para obtener más meses sino por la posibilidad de negociar mejores condiciones para tener unas elecciones libres y democráticas en Venezuela», recalcaron.

Sobre si la UE reconocerá el resultado de esos comicios, las fuentes dejaron claro que «el 6 de diciembre pensamos que es una fecha demasiado cercana, que las condiciones no se dan, así que si finalmente tienen lugar entonces veremos con los Estados miembros, les corresponde a ellos decidir».

«Pero obviamente habrá problemas para reconocer la legitimidad de estas elecciones», agregaron.

CONFLICTO EN NAGORNO KARABAJ

Los ministros repasarán igualmente la situación en declive en el territorio de Nagorno Karabaj, que se disputan Armenia y Azerbaiyán, donde la UE ha pedido una resolución pacífica y que las partes retomen las negociaciones pese a que los combates allí se han recrudecido.

Además, Miroslav Lajcak, el representante especial de la UE para el diálogo entre Serbia y Kosovo encaminado a que ambas partes normalicen sus relaciones, informará a los ministros de los principales retos en esos esfuerzos diplomáticos.