Los electores indecisos hicieron fallar todas las encuestas previas a las elecciones de Bolivia, pues ninguna predijo el incontestable triunfo que ya celebra Luis Arce, el exministro de Economía de Evo Morales (2006-2019), que devuelve al Movimiento al Socialismo (MAS) al poder tras la crisis del año pasado.

Los sondeos aparecidos a una semana de la votación anticipaban que Arce sería el más votado, pero en un escenario donde el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) tenía opciones de llegar a una segunda vuelta en la que se impondría gracias a concentrar el voto contrario al MAS.

La realidad, una vez celebrada la elección, fue muy distinta, y Arce va camino de ganar la Presidencia en primera vuelta con al menos el 51 % de los votos, con 18 puntos de ventaja de momento sobre Mesa, como se refleja actualmente en el escrutinio oficial, que ya va por el 60 %.

El último sondeo de Tu Voto Cuenta, difundido nueve días antes de las elecciones con más de 16.000 entrevistados, daba 42,9 % a Arce y 34,2 % a Mesa en votos válidos, sin contar el 9,9 % de indecisos que aseguró que no tener clara aún la opción por la que iba a votar.

PRONÓSTICOS ERRÓNEOS MUY SIMILARES

Por su parte, Ipsos, con más de 2.000 encuestas, pronosticaba ocho días antes de la jornada electoral unos resultados muy similares, con el 42,2 % de votos válidos para el candidato del MAS y 34,6 % para el de la coalición Comunidad Ciudadana, sin tener en cuenta el 19,4 % votos blancos, nulos e indecisos.

Asimismo, la encuestadora Ciesmori aseguró una semana antes a la elección, en base a 3.000 entrevistas, que Arce obtendría el 42,2 % y Mesa el 33,1 %, sin contar el 13,7 % de indecisos y el 8,6 % que prefirió mantener su voto en secreto.

El único sondeo previo a la elección que vaticinaba un triunfo en la primera rueda para Arce fue la encuesta del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), que otorgaba el 44,4 % de votos válidos a Arce y el 34 % para Mesa, dejando de lado el 18 % de indecisos y de sufragios en blanco y nulos.

Esta encuesta, con 1.700 entrevistas, daba la victoria al candidato del MAS por contar con más del 40 % de los sufragios y al menos 10 puntos de ventaja sobre el segundo candidato más votado, pero finalmente Arce está sacando más del 50 % de los votos y cerca de 20 puntos sobre Mesa.

MUCHOS INDECISOS VOTARON POR ARCE

Solo los sondeos difundidos a pie de urna, con un escrutinio preliminar de actas, permitieron reflejar la superioridad del MAS en estas elecciones prácticamente siete horas después de que se cerrasen los centros de votación.

Tras conocer el resultado final, la gran mayoría de indecisos que no expresaron ninguna preferencia en estas encuestas votaron finalmente por el MAS, lo que permitió elevar a Arce su porcentaje de votos válidos a la mitad de todos los sufragios contabilizados.

La mayoría de estas encuestas han sido realizadas por llamadas telefónicas, una tendencia que ya se practicaba antes de la pandemia, pero que en estos últimos meses se ha consolidado para prevenir contagios de covid-19.

Frente a estos sondeos, Luis Arce aseguraba que ganaría sobradamente en primera vuelta y que consideraría un fraude electoral cualquier resultado que no le diera el triunfo en esta cita, como finalmente así ha ocurrido con una victoria que se espera rotunda.