Los peligros de dormir poco.

Compartir:

El dormir poco o dormir mal es la receta perfecta para después pasarse el día físicamente cansados.

La televisión, computadora, dispositivo móvil y la vida estresada, hacen que, sin darnos cuenta o a propósito, no durmamos las horas que debiéramos y, en vez de estar soñando con los angelitos, estamos viendo televisión, revisando las redes sociales o chateando desde la cama.  Peor aún, nos llevamos a la cama los problemas que tenemos, ya sea la deuda al banco, la pelea con la pareja, o los pendientes en el trabajo.

El dormir poco o dormir mucho daña a la salud. Ahora, cuánto es poco o cuánto es mucho, varía dependiendo de qué estudios, de los tantos publicados, revisemos. En lo que sí todos los estudios científicos concuerdan es que las personas adultas que duermen siete a ocho horas por noche son las más saludables.


Una investigación de seis años de duración realizada por investigadores de la Universidad de California, de San Diego, EEUU y la Sociedad Americana del Cáncer, a más de un millón de adultos entre las edades de 30 a 102 años, encontró una mortalidad más alta en aquellos que dormían menos de cuatro horas o más de ocho horas por noche. El estudio tomó en cuenta factores como la edad, la dieta, el ejercicio y factores de riesgo como el fumar. El menor índice de mortalidad se encontró en aquellos que dormían entre seis a siete horas de sueño.

Se encontró que quienes duermen muy poco o mucho, están más predispuestos a tener presión alta, síntomas de depresión o enfermedad del corazón. La deprivación del sueño también puede inhibir la capacidad del cuerpo de producir insulina y aumentar el riesgo de diabetes.