Luis Arce del MAS se reunió este viernes con algunas misiones internacionales de observación electoral que acompañarán la jornada de votación de este 18 de octubre en Bolivia, a excepción de la OEA.

Los veedores de las Naciones Unidas, el Centro Carter, la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL) y una comisión del Parlamento Suramericano (Parlasur) compartieron momentos con los candidatos a la Presidencia del MAS, Luis Arce, y a la Vicepresidencia, David Choquehuanca.

En una declaración a los medios, el representante de la ONU en Bolivia, Jean Arnault, manifestó que esta visita se realiza con «distintos candidatos», para «cubrir, enfrentar y ayudar» durante la jornada electoral del próximo domingo.

El representante manifestó su expectativa para que «la presencia amplia» de observadores ayude prevenir «actos indebidos y actos de violencia», de manera que la jornada de los comicios sea «lo más pacífica posible».

«Transmitimos nuestra preocupación por las últimas determinaciones asumidas por el TSE -Tribunal Supremo Electoral- respecto a las restricciones para acceder a las actas en el conteo rápido de votos», escribió Arce en Twitter al referirse a la reunión con la misión de la ONU.

En el encuentro con el Centro Carter, Arce mencionó en un mensaje escrito en la misma red social que dio a conocer la «preocupación por la constante persecución política que hubo durante la campaña».

El MAS mostró a los observadores su propio sistema de cómputo de votos para estos comicios, pues duda de la fiabilidad del previsto por el órgano electoral.

La misión de observación electoral de la Organización de Estado Americanos (OEA) no participó del encuentro con el candidato del MAS, como tampoco en otro con la presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa, que ejerce como presidenta del Parlamento boliviano y es del mismo partido.

Varias de estas delegaciones también sostuvieron encuentros con altos representantes del Parlamento, en el que tiene mayoría el partido de Morales y Arce.

La OEA fue acusada por el MAS de Morales de promover lo que consideró un golpe de Estado tras la elecciones frustradas del año pasado, tras emitir un informe que derivó en la suspensión de esos comicios.

Ese informe observó graves irregularidades y una manipulación del resultado que había dado ganador a Morales para un cuarto mandado seguido, quien siempre ha negado que hubiera fraude y ha denunciado que ese golpe le privó de una nueva victoria electoral y le obligó a dejar el poder.

La delegación de la ONU se reunió también con el candidato presidencial de Comunidad Ciudadana, el expresidente Carlos Mesa, que estuvo «intercambiando criterios sobre el proceso electoral», escribió en Twitter.

Bolivia celebrará elecciones este próximo domingo para elegir al presidente, vicepresidente, senadores y diputados para un mandato de cinco años.