Bolivia ha superado las 100.000 personas que se recuperaron de la COVID-19, más del 70 por ciento de los 138.226 casos confirmados que acumula el país desde marzo pasado, cuando se registraron los primeros contagios.

El más reciente reporte del Ministerio de Salud de Bolivia da cuenta de 257 nuevos contagios y 34 decesos, con lo que el acumulado llega a 8.262 muertes y 138.226 casos confirmados en un país con cerca de once millones y medio de habitantes.

Los pacientes recuperados ascienden a 100.347, mientras que los casos activos son 39.617, según la misma fuente.

También se registran 172.545 pruebas negativas y 2.424 casos sospechosos por el momento, añade el reporte.

Bolivia vive un período de «posconfinamiento» desde septiembre, luego de estar más de cinco meses entre cuarentena rígida y flexible, para empezar ahora a reactivar su economía, afectada por las restricciones sanitarias.

Los reportes diarios del Ministerio de Salud desde hace semanas están lejos de aquellos con más de un centenar de fallecidos y 2.000 contagios confirmados en algunas jornadas de julio y agosto.

No obstante, el Gobierno transitorio boliviano expresó su preocupación por la curva ascendente de casos en la región sureña de Tarija, que en las últimas semanas reportó los índices diarios más altos de contagios del nuevo coronavirus, con un acumulado de 340 decesos y 15.235 casos confirmados.

Las autoridades sanitarias de Bolivia asociaron esto a una «enorme» cantidad de contagios en el norte argentino, por lo que pidieron a la Cancillería y la Dirección General de Migración reforzar los controles en las fronteras con ese país para evitar la propagación de contagios de la COVID-19 en Tarija.

Ante esto, la Dirección de Migración dispuso una serie de medidas de contención y bioseguridad en puestos de control en las ciudades tarijeñas de Yacuiba y Bermejo, y Villazón en la región andina de Potosí, todas fronterizas con Argentina.

Entre las medidas está la exigencia de que los bolivianos o residentes en el país que quieran ingresar desde Argentina presenten el resultado negativo de una prueba PCR con una antigüedad no mayor a siete días, emitido por un laboratorio reconocido por una comisión interministerial del Gobierno transitorio.