El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, adelantó que el anunciado impuesto a las grandes fortunas se proyecta como un tributo anual y permanente.

«Es un impuesto de naturaleza anual, entonces lo van a pagar en el año, (…) va a ser anual y no es temporal, no es transitorio solamente por el 2020. De aquí en adelante va a ser un impuesto que va a estar en nuestra base tributaria», señaló Montenegro.

La autoridad, en una entrevista con la Red Uno, agregó que la iniciativa ya está siendo trabajada en el Ministerio de Economía y «casi totalmente discutida».

Señaló que luego se presentará en el gabinete de ministros para su aprobación y después la propuesta del nuevo impuesto será enviada a la Asamblea Legislativa, a través del presidente Luis Arce.

«Ahí (en la Asamblea) se va a hacer otra discusión considerativa y estaremos aplicando este impuesto, si hay celeridad, ya desde el próximo año», afirmó.

Asimismo, confirmó que se prevé que el impuesto será aplicado a patrimonios superiores a 30 millones de bolivianos y calcula que en el país existen 150 personas con ese nivel de fortuna.

Además, «el impuesto, en su primera concepción, es a las personas, pero obviamente si se comparte la riqueza por el vínculo matrimonial, también se va a hacer el cálculo en conjunto, se van a sumar esos patrimonios», puntualizó.