El ministro de Salud, Edgar Pozo, anunció que será “implacable” ante hechos de corrupción que afecten a su gestión y a los recursos destinados a mejorar el sistema de salud pública.

Pozo, que juró el pasado lunes como la máxima autoridad del sector salud de Bolivia, lamentó que en la anterior gestión se hayan registrado supuestas irregularidades en la compra de respiradores mecánicos que debían servir para salvar la vida de pacientes graves con coronavirus.

“Eso es inadmisible, mi gestión desde el Ministerio de Salud, conjuntamente otros ministerios encargados de hacer cumplir la ley, será implacable para que se investigue y se logré saber quiénes fueron los reales causantes de esas circunstancias penosas”, dijo en una entrevista de FidesTV.

Pozo enfatizó que hará cumplir las leyes y que velará por el uso correcto del presupuesto destinado a fortalecer el sector de la salud con recursos humanos, insumos y equipos que efectivamente sean útiles para los pacientes.

En la anterior gestión al comprar los equipos “no se fijaron que habían algunos detalles insalvables y empezaron a repartir equipos para respiración en varios hospitales del país y cuando se los quiso hacer funcionar, no eran respiradores; eran unos ventiladores básicos y esto evidentemente nos llevó a un gran problema”, apuntó.

Fuente: Ministerio de Salud