Los niños y adolescentes de El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Bolivia ven en la familia y la naturaleza aspectos prioritarios de su bienestar, de acuerdo con un estudio exploratorio difundido esté jueves por la organización humanitaria Educo.

El documento, elaborado junto con la Universidad Católica Boliviana «San Pablo», busca «conocer la percepción del bienestar» que tiene la niñez de estos países.

En sus conclusiones señala que la familia es para este segmento de la población de los referidos países un «aspecto prioritario del bienestar de la niñez», pero que «no basta con contar con una familia, sino, principalmente, con convivir y compartir la cotidianidad con ésta».

«Los vínculos familiares resultan altamente significativos para el bienestar en tanto son una fuente de amor recíproco y de satisfacción de las necesidades básicas, además se constituyen en referentes claves de ética ante la vida y de orientación para el devenir vital», señala el documento.

De igual forma, «la naturaleza es valorada como un aspecto asociado al bienestar».

«Se advierte no solo una consciencia ecológica y holística al hablar del bienestar sino también un sentido de corresponsabilidad para garantizar la reproducción de la vida y un bienestar común», añade el estudio.

Agrega que, en contrastes, entre los adultos «no se consideró la naturaleza como un aspecto vinculado al bienestar de la niñez y la adolescencia».

«La niñez concluye que su bienestar implica querer y ser querido, compartir, socializar, disponer de recursos para ponerlos al servicio de los otros y, supremamente, estar bien implica hacer el bien», concluye la investigación.

En el documento se recomienda a los Estados que «desarrollen políticas públicas de fortalecimiento a la familia, pero no únicamente al fortalecimiento de la familia tradicional».

Además, señala el documento, «es importante que estas políticas cuenten con evaluaciones periódicas sobre el impacto real y efectivo que están logrando.

También «abrir espacios de participación» de los menores de edad «en decisiones que afectan a su entorno comunitario o local», dado que «asumen como propios problemas de su entorno», como el cuido del medio ambiente.

En el estudio denominado «Bienestar de la niñez: sus miradas y sus voces» participaron 112 niños y adolescente de los cuatro países, además de 78 adultos, entre cuidadores, profesores y líderes comunitarios.