La OMS pide a los líderes que participan en la Asamblea General compromiso político y solidaridad global para afrontar la pandemia del coronavirus y les recuerda la urgencia de recursos para el mecanismo de acción conjunta que busca el desarrollo de una vacuna y tratamiento para todos.

El director de Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que si algo pide a los jefes de Estado y de gobierno que participarán la semana próxima en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU es “una solidaridad genuina y recursos suficientes” para superar la pandemia de COVID-19.

En una conferencia de prensa, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus afirmó que esas son las dos condiciones indispensables para que el mundo se recupere de la emergencia sanitaria.

“Uno de los grandes problemas que vemos ahora en el mundo es la falta de solidaridad global. Los mayores actores no están trabajando juntos y deberían hacerlo. Si de verdad quieren mostrar su compromiso de vencer esta pandemia tienen que hacerlo por medio de una solidaridad genuina. Eso es lo primero. Y en segundo lugar, tendrían que destinar los recursos que necesitamos para vencer al virus, esperando tener una vacuna”, dijo Tedros.

Explicó que en el caso de los países que requieren apoyo esos recursos provienen de la ayuda oficial al desarrollo, pero que en este momento esa asistencia es muy pequeña para cubrir las necesidades.

El jefe de la OMS recordó que hacen falta 35.000 millones de dólares para el Acelerador ACT y que estos no pueden venir de la asistencia oficial al desarrollo.

En este sentido, llamó a los países a usar mecanismos alternativos de financiamiento.

“Necesitamos dos compromisos de los gobiernos o de los líderes: uno es solidaridad genuina y el otro son recursos para cubrir el costo de vacunas, tratamiento y diagnóstico. Tenemos otras necesidades, pero me centro en éstas porque si las logramos, las otras serán más fáciles de conseguir”, insistió.

Tedros abogó por convertir el debate de la semana entrante en una una plataforma en la que se ejercite un liderazgo para lograr un trabajo colectivo en favor de la gente de todo el mundo.

No son aceptables tantas muertes

El doctor Mike Ryan, responsable del Programa de Emergencias de la OMS destacó la disminución de las proporción de muertes por COVID-19 a nivel mundial a medida que se mejora el tratamiento y la gente está más alerta para tratarse pronto, además de que se hacen más pruebas y se registran casos más leves debido a que la enfermedad ahora se ha contagiado a grupos más jóvenes.

“Sin embargo no podemos aceptar 50.000 muertes a la semana como un número admisible o que está bien…esta pandemia tiene un camino largo, no se va a ir pronto. Hay mucho trabajo que hacer para evitar que se acelere el contagio”, enfatizó Ryan.

Reiteró que la pandemia “tiene mucho recorrido por hacer en nuestra sociedad. No está agotada, no va a desaparecer. Especialmente en los países que entran en la temporada de invierno, donde la gente va a estar más tiempo dentro, hay mucho trabajo por hacer para evitar eventos que amplifiquen los contagios, reducir la transmisión, proteger la apertura de las escuelas y a los más vulnerables de enfermar gravemente o morir”.

En el mismo tenor, Maria Van Kerkhove se refirió a los casi 30 millones de casos y el millón de muertos que están por acumularse en el mundo y exhortó a los países y a la población a echar mano de las herramientas con las que cuentan -como las medidas básicas de higiene y la distancia física, las pruebas y el aislamiento y rastreo de casos- para romper las cadenas de transmisión y salvar vidas.

“Estamos en un mejor lugar que en los primeros meses, sabemos mucho más ahora sobre este virus”, acotó.

Datos desagregados para la reactivación

Por otra parte Van Kerkhove, directora técnica de la respuesta al coronavirus, aseveró que para ir recuperando las actividades suspendidas, las sociedades y gobiernos no deben enfocarse sólo en el número de casos, sino que deben desagregar y analizar los datos.

“Debemos estar pendientes de las hospitalizaciones, el número de camas ocupadas, la ocupación en las unidades de cuidados intensivos, el número de personas con oxígeno o respiradores. Estos son parámetros que debemos monitorear para establecer la gravedad de la pandemia en un país, una provincia, estado o distrito para ver el impacto del COVID-19, pero también de otras enfermedades”, señaló.

Agregó que para tomar decisiones, las autoridades locales deben analizar continuamente todos los indicadores.

Vacuna contra la gripe

Van Kerkhove también urgió a la población en el hemisferio norte a vacunarse contra la gripe para la temporada invernal que se avecina.

La experta advirtió que la circulación de otros patógenos respiratorios complicará la respuesta al COVID-19 y el sistema de pruebas, porque habrá que hacer test de otras enfermedades.

“La buena noticia es que tenemos una vacuna de la gripe. Enfatizamos el uso de la vacuna de la influencia en el hemisferio. Por favor, esperamos que haya un buen uso de la vacuna contra la gripe”, puntualizó.

Fuente: Centro de Noticias ONU