Tener un ingreso fijo mensual es una gran bendición aunque sientas que tu trabajo actual te quite días de vida, primero que nada, planifica, ya estás decidido a retirarte, por lo tanto empieza a emprender aun estando en tu empleo actual.

OJO no quiere decir que descuides tu trabajo, tampoco quieres salir de tu trabajo y que tus jefes hablen pestes tuyas por todas partes, quiere decir que será una temporada alta, salís de tu oficina a trabajar en tus sueños, hazlo con calma y con tiempo.

Lee sobre emprendimientos, mira videos en YouTube, estudia el mercado, desarrolla la solución que deseas hacer, escoge el nombre, trabaja en el logo, si no te gusta, puedes rediseñar, empieza a generar movimiento en el Facebook y una vez creas que la tengas lista ponla a prueba y vuélvela a rediseñar, todo este proceso de prueba y error puede ser muy costoso si éste es tu único ingreso, prácticamente para todo en lo que desees emprender ya existe una competencia, estúdiala, crea una opción diferente, ser diferente es cuestión de subsistencia, para poder destacarte y mantenerte en el mercado, el factor diferenciador puede ser más importante que la distancia o el precio.

Incluso puedes empezar con algunos clientes, ventas a pedido o trabajar en algunos días fuera de tu jornada laboral, así empezarás a correr la voz sin correr tantos riesgos, y finalmente cuando veas que te estás estabilizando, entonces ¡lánzate!