Optimiza tu productividad terminando siempre lo que inicies

Compartir:

Renunciar puede convertirse en un hábito.

Ahora más que nunca tenemos muchas distracciones: las notificaciones sociales, mensajes de texto, correos electrónicos, etc. Como consecuencia cada vez se dejan más tareas sin terminar. Por eso es muy importante que te organices y trabajes con disciplina para que te acostumbres a terminar todo lo inicies.

Si constantemente estás dejando las cosas «a medias» eso puede afectar tu productividad.

¿Cómo? Renunciar es un hábito que se aprende, así como el éxito. Si te acostumbras a que no atiendes nada hasta terminar tus metas diarias, te acostumbrarás y cada vez te será más fácil completar tus tareas.

En resumen, inicia tu día organizando por orden de prioridad lo que tenés pendiente para que cuando termines la jornada te sintás satisfecho de tu avance y valores el poder de la disciplina.