Compartir:

El siguiente paso generalmente es conseguir un nombre, un logo, armar la página web o del Facebook, invertir en tener un diseño atractivo para los futuros clientes, también invertir en el producto, inventario, empaques, oficinas, mucha inversión, pero no importa ya estabas preparado y lo tenías todo calculado, de todos modos, dentro de poco se acaban los gastos y comienzan los ingresos (momento de cruzar los dedos).

Tu genial idea tiene muchos likes en Facebook, puede que hasta se haya hecho viral, tienes un aluvión de clientes o muy pocos, independientemente de cuál sea tu caso, lo cierto es que pasado el gran estreno se quedan los clientes fieles y se van los que buscan la próxima moda, este número reducido de personas asiduas no son lo suficiente para mantener tu negocio a flote y aún ni siquiera has recuperado la inversión inicial.

¿QUÉ HACER?

Pues, consiéntelas, tus clientes fieles son tus mejores recomendaciones, el mercado boca a boca mueve más que los likes en Facebook, días de dos por uno, tarjetas de fidelidad o un descuento por cada cliente que hayan recomendado puede fortificar tu negocio muchas más que las publicidades pagadas en las redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *