Le costó 16 años terminar la edificación para sus amados animales. Las imágenes de su desconsuelo recorrieron las redes e impactaron a miles de usuarios.

Desde septiembre, Australia está viviendo una de sus mayores pesadillas a lo largo de la historia. El fuego y el humo se apodera de su territorio progresivamente y se lleva consigo la vida de la flora y la fauna. A su vez, miles de hogares fueron destruidos por los incendios causados por la sequía y lo que se considera el año más caluroso y seco del país. Ya son cinco meses donde las redes sociales difunden historias dramáticas sobre testimonios de ciudadanos australianos.

Millones de animales murieron gracias a las llamas y el mundo está de luto. En las últimas horas se hizo viral un clip que muestra el llanto desconsolado de Rae Harvey, una mujer que dedicó 16 años de su vida a la construcción de un santuario para canguros. Eran las vísperas de Año Nuevo cuando el fuego se apoderó de su preciada obra de arte, y se vio obligada a evacuar con la ayuda de un bombero voluntario. La salvó el simple hecho de que el lugar se encuentre a las orillas de un río; ya que logró escapar de la tragedia en barco.

Sin embargo, su cabeza no podía olvidar a sus canguros quienes quedaron atrapados entre las llamas. Una vez que el fuego cesó, Rae Harley volvió al santuario, el cual se encontraba totalmente destruido. Si bien ella esperaba encontrarse con sus animales muertos, se llevó la sorpresa de que varios de ellos habían sobrevivido y vuelto a su hogar. 

No obstante, el momento la sobrepasó y rompió en un llanto desconsolado que cautivó a todos los presentes. “Había mucho fuego y humo; no pensé que hubiera vida”, exclamó. Luego, se refirió a los canguros como su familia y describió el asombroso vínculo: “Todos tienen estas personalidades increíbles y son todos individuales y las personas no entienden cómo son realmente y cuánta agregan al medioambiente”.

Las imágenes de su llanto recorrieron las redes sociales y produjeron más de un nudo en la garganta de los usuarios.

Publicada en Radio Mitre