El Gobierno de Perú amplió las medidas de protección laboral para las mujeres gestantes y las madres en período de lactancia durante la emergencia nacional sanitaria generada por la actual pandemia de la COVID-19, que tiene al país andino como uno de los más afectados en el mundo.

La norma fue publicada este jueves en el diario oficial El Peruano y modificó la ley de protección a las mujeres gestantes que trabajan, para evitar que cumplan labores que pongan en riesgo su salud y el desarrollo del embarazo, sin afectar sus derechos laborales.

En ese sentido, se estableció que durante el actual estado de emergencia sanitaria, que comenzó en marzo pasado, el empleador deberá aplicar de forma obligatoria el trabajo remoto para las trabajadoras gestantes y madres en período de lactancia.

Cuando sus labores no permitan el trabajo remoto, el empleador les asignará otras tareas compatibles con las funciones que originalmente realizaban o, de manera preferente, les dará una licencia con goce de estar sujeta a compensación posterior.

Esta modificación laboral había sido aprobada por el Congreso el 7 de septiembre pasado a iniciativa del Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap) y fue suscrita este miércoles por el presidente de Perú, Martín Vizcarra, quien destacó su importancia durante una sesión del Consejo de Ministros.

Cuando se debatió la ley, la legisladora María Teresa Céspedes, del Frepap, remarcó que las mujeres gestantes son «uno de los grupos humanos de mayor vulnerabilidad» ante la pandemia y, por ese motivo, era «necesario legislar a su favor».

La Defensoría del Pueblo resaltó, por su parte, que permitirá garantizar que este grupo de trabajadoras no se vea expuesto a contagiarse con el coronavirus.

El organismo había recomendado al Ejecutivo peruano que este grupo de mujeres permanezca bajo la modalidad de trabajo remoto y que se les incluya dentro del grupo de trabajadoras de riesgo.

En ese sentido, la nueva norma se ha dado en el contexto de las medidas de protección y atención especial que reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS) hacia las mujeres en estado de gestación, así como de la Constitución peruana, que establece una especial protección a la madre que trabaja.

La Defensoría del Pueblo anunció que supervisará «su cumplimiento en el actual contexto de reactivación económica y reanudación parcial de actividades, ya que se debe preservar la integridad y los derechos de las mujeres gestantes y lactantes».

Perú, con 835.662 casos detectados, es actualmente el séptimo país del mundo y tercero de Latinoamérica más afectado por la pandemia, además de reportar la mayor tasa de mortalidad global, con más de 33.000 fallecidos.