El ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, posesionó este martes a Rafael Quispe como nuevo viceministro de Descolonización y quien se comprometió a trabajar en dos temas específicos.

En ese sentido, Quispe dijo que, por un lado, coadyuvará en todos los planes y programas para prevenir el racismo y, por otro lado, ayudará a que los indígenas u originarios que fueron procesados e incluso encarcelados «por pensar diferente» sean liberados.

«Tenemos varios hermanos indígenas encarcelados (…) y en eso voy a trabajar en este corto tiempo (que le queda al actual Gobierno) para que esos hermanos salgan de la cárcel porque (están ahí) por opinar diferente y a los que están con procesos vamos a coadyuvarles para que sean sobreseídos demostrando su inocencia», afirmó.

Mientras, el ministro Coímbra remarcó que tiene la intención y objetivo de que el Viceministerio de Descolonización «empiece a trabajar para lo que realmente fue creado».

«Pues hemos tenido 14 años donde los pueblos indígenas fueron usados y puestos en primera línea, sin embargo, fueron abusados, amedrentados y no se llevó una verdadera reivindicación de sus valores, sus principios, sus tradiciones y su cultura», sostuvo.

Agregó que los indígenas no fueron visibilizados en sus derechos, menos han sido parte del plan de desarrollo del país. «Pero siempre se los usó de manera política y jamás se los ha dado la posición en la que deberían estar», lamentó.

Quispe nació en la provincia Pacajes del departamento de La Paz, fue dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) y también participó de la Asamblea Constituyente.

Asimismo, fue diputado, director del Fondo de Desarrollo Indígena y trabajó en el último tiempo como director de Coordinación con Movimiento Sociales y Sociedad Civil.