La presidenta Jeanine Áñez afirmó este viernes que con la derrota del guerrillero argentino-cubano, Ernesto «Che» Guevara, en 1967, Bolivia demostró que cualquier tipo de dictadura -comunista, fascista y populista- no tendrá cabida en su territorio.

«La lección que dimos los bolivianos al mundo, con la derrota y la muerte de Che Guevara en Bolivia, es que la dictadura comunista aquí no tiene paso, ni la comunista ni la fascista ni la populista, ninguna dictadura pasará ni echará raíces en esta nación y en este suelo», manifestó

Áñez realizó estas declaraciones en el acto de desagravio a los beneméritos de la guerrilla de Ñancahuazú, que se realizado en Santa Cruz de la Sierra.

Los beneméritos de Ñancahuazú son los soldados bolivianos que derrotaron la incursión guerrillera que fue liderada por el «Che» Guevara, quien apostaba por irradiar desde Bolivia un movimiento militar y político de tendencia socialista.

«Unas 47 familias bolivianas sufrieron luto y dolor a raíz de los asesinatos cobardes que provocó el invasor (…). Por eso, hoy rindo homenaje a estos 47 héroes y hoy envío como presidenta, como mujer, como madre y como boliviana mi abrazo de todo corazón a las familias que perdieron a sus hijos en esa miserable invasión comunista», señaló.

Agregó que en Bolivia pueden existir diferencias de ideas entre unos y otros proyectos políticos, pero lo que jamás se permitirá es la instalación de una «tiranía».

«Los bolivianos somos y queremos ser una república, es decir, somos y queremos ser una democracia y la verdad es que el mejor homenaje y el mejor desagravio a los bolivianos caídos para frenar al Che y a su invasor criminal y comunista es construir ahora entre todos la libertad y la democracia que toda Bolivia quiere», puntualizó.