El ministro Yerko Nuñez pidió propuestas a los ciudadanos bolivianos para enfrentar la crisis económica que se avecina. Más allá de los bonos y ayudas económicas y financieras que el gobierno pueda dar, creo que es importante replantearnos cómo estamos, cómo hacemos las cosas, cómo se hace una empresa formal, cómo puedo vender de forma legal con esta crisis, cómo registro mis bienes, inmuebles o vehículos.

Ninguno de estos trámites nos preocupa ahora, pero todos hemos padecido alguna vez el viacrucis de hacerlos, el “vuelva mañana”, “le faltan documentos” o “ya no hay ficha”;  es pan de cada día en instituciones públicas, que se aferran al siglo pasado exigiendo montañas de papeles, folders y timbres para cumplir con obligaciones legales, son tantas las trabas y locuras burocráticas que uno acaba cediendo a los favores y costosas facilidades con tal de acabar con ese martirio.

Ahora imagínense ustedes, de que acabe la cuarentena, tener que volver a realizar cualquier trámite en cualquier institución pública con tan pocas solicitudes atrasadas, con la agilidad de nuestros funcionarios públicos, con el respeto del espacio personal de nuestros ciudadanos, ¿no da un poquito de miedo pensar en salir de casa?

Propongo señor Ministro que la digitalización sea una prioridad inmediata, simplifiquemos los trámites nacionales por Decreto y convoquemos a los gobiernos departamentales y municipales a hacer los mismo; las consecuencias inmediatas son la drástica reducción de la corrupción, la disminución en la aglomeración de personas y de yapa el incremento de empresas formales, lo que conlleva el incremento de la recaudación de impuestos.

RUAT

En medio de una época tan avanzada en medios digitales, de los 342 municipios de Bolivia, tan solo 178 utilizan el sistema RUAT, un sistema que existe desde 1990 y que permite a los ciudadanos pagar sus tributos municipales de forma rápida, sencilla y además consultar los datos, deudas, multas, gravámenes o hipotecas de bienes inmuebles, vehículos o Licencias de Funcionamiento desde la comodidad de su domicilio en una computadora, es en efecto una herramienta esencial en los días de hoy, que debería estar disponible por igual para todos los bolivianos, ¿qué pasa con los municipios que aún no la utilizan?

No podemos obligar a que lo utilicen, porque cada municipio tiene autonomía sobre su gestión, pero en los 29 años de su existencia deberíamos averiguar por qué el 48% de los municipios en Bolivia aún no la utilizan, ¿carecen de las herramientas necesarias?, ¿no tienen computadoras?, ¿no tienen Internet? Parece absurdo, porque son cosas básicas, elementales y necesarias en la vida de cualquier persona.

Acaso no sería este el momento de revisar dichas falencias y de dar prioridad a los beneficios de la era digital, en vez de estar buscando alternativas extravagantes. ¿No sería mejor dar un paso al costado, corregir lo que estamos haciendo mal e implementar las herramientas que tenemos a mano para que funcionen mejor?

 

FUNDEMPRESA E IMPUESTOS

Desde esta semana Fundempresa ha habilitado la posibilidad de inscribir una empresa unipersonal en línea y en 24 horas y además con el compromiso de digitalización de todos sus trámites en un plazo de 60 días, cabalmente el Registro de Comercio es una función del Estado otorgada en concesión por 20 años a Fundempresa; en el 2021 se vence su concesión, ¿será renovada o volverá a la administración estatal?, ¿alguien se acuerda de cómo funcionaba el SENAREC?

El Servicio Impuestos Nacionales (SIN) ha invertido en un sistema nacional que facilita los pagos y el registro de forma semi-virtual y digitaliza sus archivos, sin embargo, no es nada “user friendly” y se requiere de cierta capacitación para saber utilizarla.

Actualmente el sistema tributario funciona como si fueras a una tienda a comprar leche y el dueño de la tienda te diga que vos calcules el precio de la leche y que lo pagues, pero si te equivocaste podrás ser multado en los próximos años, ¿se dan cuenta?, para el cálculo de los tributos es casi una obligatoriedad contratar a un contador, no es algo sencillo de hacer y además la misma calculadora tributaria de su página web viene con una gran advertencia que dice que en caso de no ser un cálculo correcto podrías ser multado.

Como bien dice Don Fisco, con los impuestos tenemos, carreteras, hospitales y escuelas, o sea servicios para todos los bolivianos, entonces, ¿por qué evitar nuestra verdadera identidad?, no somos contribuyentes, somos clientes, por lo que más que exigir menos impuestos, creo que podemos hacer algo más sencillo y que tendrá mayores frutos a la larga, exijo un mejor servicio al cliente.

Siguiendo la línea de lo propuesto en mi anterior post, propongo renovar la concesión del Registro de Comercio a Fundempresa y que el sistema de impuestos te diga cuánto se tiene que pagar y lo único que se deba hacer sea declarar tus facturas y pagar, es decir, que el SIN sea el responsable se hacer el cálculo y asuma cualquier error propio. Intuyo que esta facilidad hará que más personas tengan menos miedo de obtener su NIT.

 

CAJA NACIONAL DE SALUD

La menos digitalizada de todas entidades de registro obligatorio para las empresas, es la Caja Nacional de Salud, que aún exige que sus boletas sean llenadas con máquina de escribir, archivan todo en físico y ni siquiera cuentan con un sistema interno a nivel nacional, es decir, que cada Departamento se maneja de forma independiente. Una empresa con varias sucursales debe registrarse en cada departamento y presentar sus boletas mensuales en diferentes direcciones, a pesar de que sea solo uno o dos trabajadores por ciudad, sin embargo, es la entidad no gubernamental de mayor recaudación, el sistema de salud es algo mucho más complejo de resolver, pero el servicio que se otorgan a las empresas que cumplen mensualmente con su pago deja mucho que desear, siendo un costo bastante oneroso, ya que es necesario que uno, dos o tres trabajadores gasten días de trabajo haciendo filas de presentación de pago cada más, algo impensable para las PYMES, los trámites deberían ser simplificados, digitalizados, con lo cual podrían lograr más afiliados, dando como resultado el incremento de sus ingresos. Sin embargo, tristemente sabemos que las Cajas de Salud evitan tener más afiliados, debido a que el sistema de salud está saturado.

Recordemos que a pesar de ser el único sistema de salud universal en Bolivia (al menos hasta la creación del SUS), no es un sistema de salud público, es para trabajadores afiliados y sus dependientes, si consideramos que más del 70% del mercado nacional es informal, quiere decir que menos del 30% de los trabajadores de Bolivia cuentan con seguro de salud en una Caja de Salud, de los cuales la mayor parte es cubierta por la Caja Nacional de Salud, sin embargo, sus hospitales están colapsando con largas filas y fechas de espera, por lo que varias Cajas de Salud incurren en prácticas abusivas e ilegales para evitar la afiliación de empresas y multar siempre cuando sea posible a sus afiliados.

Considerando nuestra situación, ¿por qué no viabilizar la opción de pagos de otros tipos de seguros privados para los trabajadores? De manera que se reduzca la saturación de las Cajas de Salud y las empresas y sus trabajadores puedan escoger el seguro que les provea una mejor atención.