¿Qué dice la ley sobre beber y conducir en Bolivia?

Compartir:

Muchísimas personas salen a alguna celebración u acto social, sin pensar que van a ingerir bebidas alcohólicas y que tienen que manejar de vuelta a casa.

Ya el simple hecho de manejar sobrio es de por sí un riesgo en Bolivia, porque hay tanta gente que no respeta o no conoce las reglas de tránsito y, si a eso le añadimos algunas copas de alcohol, ya es demasiado riesgo. La ciencia nos dice que los límites de alcohol en el cuerpo a la hora de conducir no son aleatorios, representan pérdidas progresivas de las capacidades motoras y la percepción del peligro.

Aquí tenemos algunos ejemplos de lo que suceden con ciertos niveles de alcohol en el cuerpo.

-Con 0,3 grados de alcohol por litro de sangre: disminuye la agudeza mental y la percepción de la velocidad.

-Con 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre: se ve afectada la capacidad de reacción y de sentir riesgo

-Con 0,8 gramos o más de alcohol por litro de sangre: la coordinación se perturba fuertemente y existe un estado de embriaguez.

Los diferentes mecanismos de medición para realizar la prueba de alcoholemia tienen igual validez en Bolivia, su aplicación es definida por la Policía Boliviana de acuerdo a las circunstancias y naturaleza de la contravención.

¿Cuánto se puede tomar según la ley boliviana?

De acuerdo al Decreto Supremo Nº 1347, del 10 de septiembre de 2012, se establece como grado alcohólico máximo permitido “cero punto cincuenta” (0.50) grados en cada mil (1000) ml. de sangre o su equivalente en mg/l en el aire espirado dependiendo el mecanismo de medición utilizado.

Cuando la Policía Boliviana identifica a cualquier persona conduciendo y con un grado alcohólico mayor de 0.5, procede a su traslado al centro policial más cercano, a efectos de realizar el registro y la imposición de la sanción correspondiente, sin que ello implique arresto. Esto también aplica para el consumo de bebidas alcohólicas al interior de un vehículo y, aunque usted no lo crea, para los que caminan por la calle en notorio estado de embriaguez, en compañía de menores de 18 años.

Las sanciones a las personas que manejan con más de 0.5 grados de alcohol en la sangre, están señaladas en el Articulo 34 de la Ley N° 259 que dice:

1. La primera infracción se sanciona con la inhabilitación temporal de un 1 año de la licencia de conducir y la aplicación de medidas correctivas y socioeducativas (prestación de servicios a la comunidad a través de 10 horas de trabajo comunitario y asistencia 10 horas de programas de tipo formativo)

2. En caso de reincidencia, se sanciona con la suspensión definitiva de la licencia de conducir, y si la misma fuese cometida por un servidor público, en horarios de oficina y/o en vehículos oficiales, la sanción se agravará con la destitución del cargo impuesta por la autoridad competente.

Para que tenga una idea de cuánto le marcaría el alcoholímetro si bebe:

En un hombre de 70 kilos: un vaso de vino de 100 ml marca 0,2 grados, una lata de cerveza marca 0,3 grados, y un trago de whisky marca 0,4 grados.

En una mujer de 60 kilos: un vaso de vino de 100 ml marca 0,3 grados, una lata de cerveza marca 0,5 grados, y un trago de whisky marca 0,6 g.

Debemos hacer caso a lo que dice la ciencia y aceptar que las estadísticas son abrumadoras sobre los daños de beber y conducir, independientemente de la cantidad que bebamos. Debemos acatar las leyes de tránsito. Mejor tomar un taxi, protegerse y proteger a los demás. Beber y después conducir, transforma un momento inocente, en un homicidio, ya que un automóvil tiene la capacidad de matar.

Tiene nomás que llegar un punto en nuestras vidas en que reconozcamos que no estamos haciendo bien cuando bebemos y luego conducimos, no importa la cantidad.

Ley 259: http://vea.global/wp-content/uploads/2019/04/LEY-259-ACTUALIZACION-2018-WEB.pdf

Decreto Supremo Nº 1347: http://vea.global/wp-content/uploads/2019/04/Decreto-Supremo-Nº-1347.pdf