Receta: El brownie de tus sueños hecho por tus propias manos

Compartir:

SI! no exagero. El brownie de tus sueños los podés hacer vos en tu casa y con tus propias manos (y que no sean de caja). Creo que no existe mejor placer en la vida que comer un brownie recién hecho, calientito y con una bolaaanngaaa de helado… ¡yummmm!

No saben como me costo hacer estas fotos. No podía parar de comerlos. Sólo quedaron tres después de las fotos… recibí un poco de ayuda, ojo!

Debo de confesar que durante mucho tiempo le tuve respeto a hacer brownies. Nunca me quedaron como los que siempre veía en internet o los que había probado en Estados Unidos. Para mi gusto me salían demasiado esponjosos, parecían más un queque bajo que un brownie o no tenían esa capita craquelada que caracteriza a los brownies americanos. Pero un día decidí entender las recetas, modificar un poco las recetas que había encontrado en internet y un día ocurrió el milagro: ¡ME SALIERON! Finalmente pude tener unos brownies mega FUDGE, HUMEDOS y CHOCOLATOSOS.

Ingredientes

  • 115g de Harina 0000
  • 24g de Maicena
  • 38g de Cacao sin azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 204g de mantequilla sin sal
  • 165g Chocolate 70%
  • 45g Chocolate con Leche
  • 50g de Aceite de Girasol
  • 300g de Azúcar
  • 75g de Azúcar Moreno
  • 5 Huevos (pequeños)
  • 2 cucharitas de Vainilla

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 170C.
  2. Primero, derretir el chocolate y la mantequilla por separado en el microondas en intervalos de 30 segundos. Se derrite por separado porque el chocolate y la mantequilla tienen distintas temperaturas de fusión. Si los derretimos juntos, hasta derretir totalmente el chocolate, la mantequilla se clarificará y nos alterará la receta. Una vez ambos estén derretidos se los junta y agregamos el aceite.
  3. Luego, tamizar todos los ingredientes secos (harina, sal, cacao en polvo y maicena). La harina tiene que ser si o si la 0000, una harina floja, la que menos gluten tiene. La maicena ayuda a dar la textura suave, además que, al no tener gluten, ayuda que no tenga la consistencia de un queque. Esto dos ingredientes son la clave del éxito.
  4. El primer truquito es batir los huevos y el azúcar. Batirlos con la batidora a alta velocidad hasta que estén esponjosos y pálidos (punto letra). Esto es lo que le da al brownie una textura súper suave y esponjosa y ayuda a que se forme la cápita delgada como papel en la parte superior.
  5. Mezclar los huevos con el chocolate con movimientos envolventes en dos o tres tiempos. Con cuidado para no sacar el aire que incorporamos en el batido.
  6. Por último, agregar los ingredientes secos a mano con la espátula. Hay que integrarlos bien, pero con mucho cuidado de no sobre batir para no desarrollar el gluten de la harina. Desarrollar el gluten en una masa de brownie hará que los brownies parezcan un queque y sean mas duros.
  7. Vamos por el último paso,el horneado.
  8. Mientras se hornean los brownies, verás que el centro comienza a hincharse. Esto es lo que lleva a esa textura queque que no es la que buscamos en esta ocasión.
  9. Otro truco, este si es mi secreto: En medio de la cocción dejar caer la bandeja de brownie contra la mesada. Parecerá un pecado mortal, pero lo que necesitamos es “pinchar el brownie”, hacer que se desinfle todo el gas que se esta formando dentro de la masa, todo lo contrario de lo que queremos cuando hacemos un pan o un queque. Queremos bajar el brownie. ¡También es la forma de obtener esa capita que caracteriza a los brownies!
  10. Volver los brownies al horno para terminar de hornear
  11. Si me siguen en Instagram y ven mis stories, saben que soy una amante del termómetro. Me cuesta mucho dar tiempos de cocción porque cocino a temperatura interna. Si tienen termómetro, el brownie se cocina a unos 80-85C de temperatura interna. Si no tienen termómetro, estos brownies los horneé en un molde de 20×20 por 35 min a 170C.

Deja un comentario