Desde Isabel II hasta el príncipe Carlos, heredero al trono, la realeza británica expresó el martes su júbilo con la llegada del hijo de Enrique y Meghan, primer bebé mestizo de la familia, cuyo rostro y nombre los británicos esperaban impacientemente descubrir.

Durante un banquete oficial en el Castillo de Windsor, unos 40 km al oeste de Londres, la reina Isabel y su esposo Felipe manifestaron sobriamente su alegría de convertirse en bisabuelos por octava vez, con la llegada del que será séptimo en la línea sucesoria.

«¿La vida le sonríe, Majestad?», preguntó el ex primer ministro canadiense Jean Chretien a la monarca, de 93 años, que respondió con un sonriente «sí, gracias».

De visita en Alemania, el príncipe Carlos, de 70 años, abuelo del bebé, se declaró «evidentemente encantado» e «impaciente» de verlo «en los próximos días, cuando las cosas se hayan calmado». Una «excitación» que dijo compartir su esposa, Camila.

También el príncipe Guillermo, dos años mayor que su hermano y padre de tres pequeños, felicitó a Enrique, dándole la bienvenida «al mundo de la paternidad y de la falta de sueño» en un video realizado con su esposa Catalina al margen de un acto oficial.

Fue el propio Enrique, duque de Sussex, de 34 años, quien anunció el lunes el nacimiento de su hijo, un varón que pesó 3,260 kg, ante las cámaras de televisión que esperaban en Windsor.

Fue una buena noticia para un país agotado por el interminable debate sobre el Brexit y una oportunidad para que la gente se uniera en la celebración de sus viejas tradiciones, ahora mezcladas con un moderno toque estadounidense.

«Llevo aquí seis días. Dormí en la calle cuatro días», afirmó a la AFP John Loughrey, un superfan de la realeza, en frente al castillo donde la pareja se casó el año pasado.

La llegada de Meghan Markle, una exestrella de televisión de 37 años con ascendencia en parte afroamericana, infundió un soplo de aire fresco a la realeza británica.

«Quiero ver cómo es el bebé», decía Zahra Kibue, de 34 años, que vivía en Kenia antes de mudarse a Inglaterra. «Como Meghan es mestiza, tengo curiosidad por ver», reconoció.

En su opinión, «es muy importante» porque así «la monarquía dice que la puerta está abierta, cualquiera podría formar parte de la familia real».

– Sacudir las tradiciones –

Por primera vez, el nacimiento se anunció por Instagram, pero todavía no se difundió ninguna imagen del recién nacido y sigue sin saberse dónde dio a luz Meghan.

¿Fue un nacimiento en casa, en Frogmore Cottage, la nueva residencia de la pareja en el dominio de Windsor o en un hospital?

Según el diario The Daily Mail, el bebé nació en una maternidad londinense, donde la duquesa de Sussex habría ingresado el domingo por la tarde acompañada por su madre y desde donde regresó a su hogar tras el nacimiento.

El hijo menor del príncipe Carlos y la difunda princesa Diana estuvo junto a su esposa durante el parto y afirmó que solo había dormido dos horas, dando a entender que este había durado toda la noche.

Según la biógrafa real británica Penny Junor, sacudiendo de nuevo las tradiciones, es muy probable que Meghan se encargue de criar al bebé ella misma.

«Creo que se han acabado los días en que los niños de la realeza eran criados por niñeras», dijo Junor a la AFP, agregando: «creo que vamos a ver muy poco a este niño».

Enrique prometió el lunes presentar al recién nacido a los medios, «probablemente» el miércoles. Y afirmó que él y Meghan estaban «pensando todavía» en los nombres.

Mientras esperan, los británicos intentan adivinar: Alejando, Jacobo y Arturo figuran entre los favoritos de las casas de apuestas.

Meghan, que tiene entre sus ancestros a esclavos que trabajaban en las plantaciones de algodón de Georgia, podría también elegir un nombre que rinda homenaje a su herencia familiar.

La madre de la exactriz, Doria Ragland, dijo estar «loca de alegría» por el nacimiento de su primer nieto, según el palacio de Buckingham. Y su padre, Thomas Markle, con el que mantiene relaciones más distantes, también se congratuló por la noticia en declaraciones al diario The Sun.

Su nacimiento fue recibido con un alud de mensajes de felicitación, desde la ex primera dama estadounidense Michelle Obama al primera ministro canadiense Justin Trudeau, pasando por la jefa de gobierno neozelandesa Jacinda Ardern.

Publicada en AFP