Las remesas generadas por trabajadores bolivianos que viven en el exterior muestran una recuperación constante tras el bajón histórico de en abril provocado por la pandemia de coronavirus que golpeó a la economía mundial, según un reporte del Banco Central de Bolivia (BCB).

El ente emisor informó que el flujo de remesas fue de $us 97,4 millones en julio, un 12,9% mayor al registrado en junio, cuando ingresaron $us 86,3 millones, que a su vez fue un monto superior a los $us 53,9 millones reportados en mayo.

Pero ninguna de estas cifras es equiparable a lo reportado abril, cuando las remesas cayeron a $us 31,2 millones, la cifra más bajo de los últimos 20 años.

La caída de las remesas registrada en abril y mayo, explica el BCB, fue por la paralización de actividades que absorben gran cantidad de mano de obra migrante (construcción, servicios de hotelería y cuidado de personas, entre los más relevantes).

A ello se sumó la depreciación de las monedas de los principales países emisores de estos recursos frente al dólar, debido a que montos similares de envíos en moneda local representan cantidades menores en dólares, señala un reporte del periódico Bolivia.

Los datos oficiales muestran que es a partir de mayo cuando los envíos de remesas a Bolivia dan señales de recuperación, debido a la reactivación parcial de las actividades en las economías emisoras tras flexibilización de las medidas para atenuar la cantidad de contagios.

Ahora bien, la recuperación de las remesas aún no llega a los niveles con los que comenzó en año, pues enero se captaron $us 105,8 millones y en febrero $us 101,4 millones. Para marzo, este indicador cayó a $us 78,2 millones, pues fue el mes más crítico en países europeos.

Las remesas son entendidas como el envío o transferencia de recursos económicos que realiza un ciudadano migrante a su país de origen, normalmente a sus familiares con la finalidad de solventar gastos básicos.

Remesas de julio

El flujo de remesas de julio ($us 97,4millones) fue mayor en 12,9% al de junio. Por país de origen, estas transferencias provinieron principalmente de España en 41,5% del total, seguido de Estados Unidos que representó el 21,6%, Chile 11,8%, Brasil 5,3% y Argentina 4,7% y otros 15,1%.

Asimismo, por destino, las remesas llegaron principalmente a los departamentos de Santa Cruz con 44,3% del total, Cochabamba 30,4% y La Paz 11,4% y el restante 13,9% que se distribuyó entre las demás regiones del país.

De enero a julio de 2020 las remesas enviadas a Bolivia registraron el monto acumulado de $us 554,2 millones, menor al presentado en similar periodo de 2019 cuando alcanzó un total de $us 775,7 millones.

En 2019, el flujo de remesas acumulado llegó a $us 1.318 millones, monto ligeramente menor al registrado en 2018 cuando alcanzó a $us 1.370 millones.

Según un informe del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), elaborado con datos del BCB, en el período 2006-2019 (14 años), Bolivia registró el ingreso de más de $us 15.000 millones de remesas de trabajadores que viven en el exterior.