La ministra de Salud, Eidy Roca, aseguró este martes que el trabajo de los expertos alemanes que llegaron al país, hace dos semanas, sirvió para identificar las fortalezas y debilidades para consolidar la capacidad de respuesta al coronavirus COVID-19.

«Es un aliciente poder recibir este tipo de apoyo, han compartido casi dos semanas en el país y han podido conocer parte del sistema de salud, las condiciones en las que se mueve nuestro personal de salud, y pudieron identificar fortalezas y debilidades para fortalecer la capacidad de respuesta al COVID-19, además de resolución del sistema de salud», afirmó la autoridad.

Esta mañana, la Ministra de Salud dio un detalle del trabajo que realizaron los expertos alemanes en las últimas dos semanas en el país, en la que además participaron el embajador de Alemania, Stefan Duppel y el experto Félix Drexler (Charité Berlín), además de otros personeros de ese país.

Un primer grupo de expertos en Salud de Despliegue Rápido (SEEG), de Alemania, llegó al país el 25 de septiembre, mientras que el segundo grupo arribó el 2 de octubre, con el objetivo de capacitar a laboratoristas para mejorar sus aptitudes de detección, diagnóstico y reacción ante el COVID-19.

Roca consideró que no se trata solo de buscar las formas de responder a un probable rebrote del coronavirus, sino también se trata de sentar las bases para que el sistema de salud dé una respuesta global a otras patologías que aquejan a toda la población.

«Como país, somos autocríticos (…). Estamos recibiendo con mucha avidez las recomendaciones que nos están dejando, el tener que tomar medidas en una etapa de post-confinamiento no depende solo de medidas económicas o de atención en servicios de salud, sino de acciones que hacen a la vida normal de la población, y en eso estamos», afirmó.

En esa línea, agradeció a estos dos grupos de expertos -que se irán del país el 8 de octubre- por el trabajo realizado y les pidió continuar trabajando con Bolivia.

Por su parte, el embajador de Alemania, Stefann Dupplel, aseguró que estos expertos tienen la misión de ofrecer asesoramiento técnico de forma rápida y personal, de manera que los países estén mejor preparados y puedan actuar de forma eficaz ante un posible rebrote de COVID-19.

«Cuando un amigo atraviesa dificultades no basta palabras, es necesario ayudar. Estamos convencidos que juntos saldremos de esa crisis global», manifestó.

En tanto, el profesor del Hospital Universitario Charite de Berlín, Félix Drexler, calificó este intercambio de experiencias entre Bolivia y Alemania, de una buena «sinergia» que permitirá profundizar el enlace entre todos los actores de salud.

Los expertos alemanes visitaron los departamentos de Cochabamba, Tarija, Santa Cruz, La Paz y El Alto, donde realizaron talleres e inspeccionaron varios laboratorios con el objetivo de fortalecer la capacidad diagnóstica a fin de dar una respuesta oportuna ante un posible rebrote del virus.

El SEEG realiza asesoramiento, capacitaciones en estándares internacionales para la toma y procesamiento de muestras de coronavirus e intercambio científico en torno a la pandemia.

El hospital Charité, es reconocido internacionalmente por haber desarrollado el «Protocolo de Berlín», que permite tener estándares internacionales para realizar las pruebas PCR de COVID-19.

Ese protocolo es avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se está aplicando en muchos países del mundo.