Roger Stone, aliado de Trump, sentenciado a 40 meses por mentirle al Congreso

Compartir:

Un juez federal condenó el jueves a Roger Stone, el antiguo aliado del presidente Donald Trump, a cumplir tres años y cuatro meses de prisión por obstruir una investigación del Congreso sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Los abogados de Stone habían pedido una pena en suspenso, debido a sus 67 años de edad, a su salud y a la falta de antecedentes penales.

a sanción de la jueza de distrito Amy Berman Jackson se produce después de semanas de luchas internas por este caso políticamente cargado que generó una crisis en el Departamento de Justicia. La sentencia aún podría ser recurrida.

La jueza Jackson también se pronunció en referencia al presidente Trump, quien había cargado anteriormente contra la magistrada, el jurado y los fiscales del caso.

«No hubo nada injusto, falso o vergonzoso sobre la investigación o el enjuiciamiento», defendió Jackson, citando palabras que el presidente republicano ha usado.

«No fue procesado, como algunos se quejaron, por defender al presidente. Fue procesado por encubrir al presidente», dijo Jackson. «La verdad todavía existe. La verdad todavía importa», agregó.

«La insistencia de Roger Stone de que no es así, su beligerancia, su orgullo por sus propias mentiras son una amenaza para nuestras instituciones fundamentales, hasta los cimientos de nuestra democracia», acotó.

Jackson también dijo que Stone «sabía exactamente lo que estaba haciendo» cuando publicó una imagen en las redes sociales el año pasado en la cual se podía ver el punto de mira de un rifle sobre una imagen de la magistrada.

«El acusado participó en una conducta amenazante e intimidatoria hacia la corte», dijo Jackson. «Esto es intolerable para la administración de justicia».

Tras la lectura de la sentencia, Stone no mostró ninguna reacción, y la jueza ha demorado la ejecución de la pena mientras estudia el pedido de Stone de celebrar un nuevo juicio.

Unas pocas horas antes de que comenzara la última jornada del juicio, Trump pareció sugerir en Twitter que podría acabar perdonando a Stone. Con el proceso en curso, Trump ya había cuestionado si su aliado estaba siendo tratado de manera justa.

Antes de la llegada de Stone al tribunal, una pequeña multitud lo aguardaba. Dos personas sostenían una gran pancarta con un retrato de Stone y la leyenda “#PardonRogerStone” (#IndultoParaRogerStone).

Al lado había una figura de una rata con el corte de pelo y la corbata roja característicos de Trump. Stone, que no hizo declaraciones, es el sexto colaborador o asesor de Trump condenado por cargos derivados de la investigación del fiscal especial Robert Muller.

Trump sostiene que el caso es parte de la “cacería de brujas” librada en su contra por demócratas amargados y el “estado profundo” en el FBI y el Departamento de Justicia.

El abogado defensor, Seth Ginsberg, dijo que la carrera de Stone como autodenominado «sucio tramposo» eclipsó otros aspectos de un hombre espiritual que ha servido como mentor, ama a los animales y se dedica a su familia.

«El Sr. Stone, de hecho, no es simplemente esa persona pública, sino un ser humano», dijo.

La carrera de Stone como asesor republicano se remonta a la era del escándalo del Watergate, a principios de la década de 1970, y se extiende hasta la campaña de Trump por la presidencia, hace cuatro años.

Stone se ha autodenominado «agente provocador» y tiene el rostro del expresidente Richard Nixon tatuado en la espalda.

Publicada en La Voz de América