El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, tributó un emotivo homenaje a los funcionarios de su entidad que perdieron la vida por efecto del coronavirus (COVID-19) y de los que superaron esta enfermedad.

«Como tantos otros sectores, el Órgano Electoral pagó un pesado tributo a la enfermedad con decenas de funcionarios contagiados, incluso fallecidos a quienes recordamos con especial emoción», señaló la autoridad durante la inauguración de la jornada electoral.

La autoridad, quien no precisó la cantidad del personal afectado por el coronavirus, destacó el tesón y desprendimiento de miles de personeros electorales que trabajaron para el desarrollo de la jornada electoral.

El TSE organizó el proceso electoral tras la anulación de los comicios del 20 de octubre de 2019, en medio de tensiones políticas y dudas respecto a la transmisión de datos de los sufragios emitidos en esa oportunidad.

«A todas las complejidades se sumó con mucha fuerza la irrupción de la pandemia en Bolivia que tuvo dos impactos sobre el proceso electoral, por un lado, dio lugar a un largo proceso para definir la fecha de las elecciones que generó una polémica agria en el país», afirmó Romero, poco antes, una entrevista con la agencia ABI.