El gobernador declara «desastre departamental» por los incendios y la sequía en Santa Cruz

Rubén: esta determinación se da para proteger primero la vida y la integridad de las personas, el patrimonio natural de los recursos naturales, la biodiversidad, la salud y la seguridad alimenticia y económica de Santa Cruz.

Hasta hoy van 34 incendios y más de 831.000 hectáreas afectadas

Ante la emergencia que vive Santa Cruz, que, de acuerdo al mapa de riesgo del Sistema de alerta temprana, el 37% del departamento presenta riesgo extremo y el 20% riesgo muy alto de ocurrencia de incendios forestales, debido a las condiciones climáticas y la baja humedad, la Gobernación, luego de una reunión del Comité de Crisis Permanente, promulgó el Decreto Departamental N°322 que declara desastre departamental.

En este sentido, el gobernador Rubén Costas afirmó que esta determinación se da para proteger primero la vida y la integridad de las personas, el patrimonio natural de los recursos naturales, la biodiversidad, la salud y la seguridad alimenticia y económica del departamento de Santa Cruz.

Precisó que hasta el momento existen más 831.007 héctáreas afectadas el avance del fuego, por lo que se está trabajando en 19 municipios para mitigarlos, de los cuales 5 tienen declaración de desastre municipal, que son San Ignacio de Velasco, Concepción, Postrervalle, San Antonio de Lomerío y Postrervalle. Además, Rubén informó que este mismo día, en la reunión en la que se tomó esta determinación, el ministro de Defensa, Fernando López, autorizó que se desplieguen efectivos del orden y bomberos a la zona de ANMI San Matías, para que estén en menos de 24 horas en el lugar.

La primera autoridad del departamento detalló que existen 34 incendios activos en el departamento, algunos de estos con más de 20 días de persistencia, como el de Copaibo, en Concepción, que lleva 42 días, y los de Santa Rita y Santa Fe del Caribe y Santa Fe del Caribe, en San Matías, con 31 y 27 días, respectivamente, además, lamentó que los datos metereológicas indican que en los próximos 20 días no hay probabilidades de lluvia.