En el Día Mundial del Corazón, la World Heart Federation (WHF) advierte que la COVID-19 está creando la tormenta perfecta para la salud cardíaca. Este hecho está influenciado por tres factores principales. En primer lugar, las personas que tienen COVID-19 y padecen enfermedades cardíacas están entre las que presentan mayor riesgo de muerte y complicaciones graves. En segundo lugar, el virus puede afectar al corazón gravemente incluso en personas sin enfermedades preexistentes. Por último, el temor al virus ha provocado una marcada disminución de las visitas al hospital de los pacientes cardíacos que necesitan atención de rutina y de emergencia.

El objetivo de la WHF es aunar a la comunidad sanitaria mundial para vencer las enfermedades cardiovasculares (ECV), que se cobran 17,9 millones de vidas cada año. La WHF hace un llamamiento a todas las personas para que «usen el corazón» y tomen mejores decisiones para la sociedad, sus seres queridos y ellas mismas.

Karen Sliwa, presidenta de WHF, señaló: «En estos tiempos difíciles, es primordial que prestemos especial atención a quienes corren mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la COVID-19 y que entendamos mejor cómo el virus está afectando el corazón de personas sin otras enfermedades. La COVID-19 ha creado una tormenta perfecta, en la que las personas con ECV enfrentan graves dificultades y las que están en riesgo no reciben el tratamiento que necesitan para su salud cardíaca. El corazón y todo el sistema vascular están en peligro, y tenemos que actuar ya mismo. Hoy tenemos la oportunidad excepcional de aunar esfuerzos, de movilizar nuestras habilidades y de usar nuestro corazón para actuar».

Las causas de las ECV son múltiples: desde el tabaquismo hasta la diabetes, pasando por la presión arterial alta y la obesidad, hasta la contaminación del aire. Para combatir estos factores de riesgo, la WHF no solo insta a un cambio de comportamiento individual, sino también social. Con la equidad como eje de las iniciativas de la WHF, es fundamental que la atención sanitaria y los alimentos y los modos de vida saludables sean accesibles para todas las personas a precios módicos. La regulación de los productos no saludables, a la par con la creación de entornos saludables, es un ejemplo de esas soluciones para los gobiernos y las comunidades. Dada la situación actual, la WHF también exige que se reconozca y se proteja de inmediato a los proveedores de atención sanitaria de primera línea.

La WHF ha iniciado un estudio global sobre las enfermedades cardiovasculares y la COVID-19 para comprender mejor los resultados y los factores de riesgo de los pacientes hospitalizados con COVID-19.

Además, presentará una serie de debates centrados en cómo facilitar el cambio en las conductas individuales y sociales para combatir las ECV. Participe en el primer debate el 29 de septiembre a las 3:00 p. m. CET (hora estándar de Europa central).

Para obtener más información, visite http://worldheartday.org

FUENTE: World Heart Federation