Si quiere encontrar trabajo, cuide sus redes sociales

Compartir:
Una de cada cinco empresas ha descartado a candidatos por su actividad en redes, según un informe de Infojobs

Cualquier usuario de redes sociales puede estar al tanto de sus planes de viernes noche, ver las fotografías con su pareja o familiares y leer los mensajes que le dedica, así como conocer su opinión sobre ciertas cuestiones comprometidas. Acostumbrados a actualizar cada segundo de nuestro día, las redes sociales se han convertido en una potente fuente de información para conocer a fondo el perfil de un posible candidato, cuya contratación puede llegar a depender de una falta ortográfica.

La mitad de las empresas españolas afirma consultar las redes sociales de los aspirantes a un puesto de trabajo antes de tomar la decisión de contratarlos, según un estudio realizado por la plataforma de empleo Infojobs. Este hábito es más frecuente en las pequeñas y medianas empresas (53,5%) que en las grandes compañías (42%). Sin embargo, las entidades de gran embergadura protegen con uñas y dientes su imagen corporativa, por lo que un comentario desafortunado sobre su antiguo jefe puede costarle la contratación.

Publicada en La Razón España

Las redes sociales preferidas para conocer a los posibles trabajadores son Facebook, LinkedIn e Instagram; todas ellas complementarias entre sí. Facebook en la más consultada, ya que un 84% de las compañías revisan los perfiles en esta red social debido a su enfoque más personal. Linkedin (79%) es el escaparate perfecto para indagar en los méritos profesionales. Y finalmente, el auge de Instagram lo ha impulsado a la tercera posición del podio, utilizada por el 49% de las empresas y desbancando a Twitter, que se queda fuera del top tres.

Tras un análisis exhaustivo, una de cada cinco empresas ha encontrado motivos suficientes para descartar a varios aspirantes al encontrar publicaciones que chocan con el enfoque de la compañía. Si va en busca de un trabajo, estos son los principales motivos por los que una firma podría prescindir de usted. No exagere su currículum o se atribuya virtudes que no le corresponden, ya que el principal motivo de descarte (55%) de las empresas son las mentiras e incoherencias entre lo comentado en la entrevista y la información encontrada en redes sociales. El segundo motivo más mencionado (44,5% de las empresas) son las fotografías. Una mala imagen puede destruir el buen resultado de tu entrevista, pero las faltas ortográficas (43%) también pueden decantar la balanza a favor o en contra.

La negatividad en redes regresará a en forma de rechazo. Los enfrentamientos en redes sociales pueden acabar en insultos a los que se les suele quitar importancia en el ámbito virtual. No obstante, las empresas pueden devaluar su calidad personal por descalificar a otros usuarios. Las opiniones radicales sobre temas como la orientación sexual, la religión o cualquier tipo de discriminación también serán penalizadas, así como los posicionamientos políticos extremistas. Por último, y siendo realistas, todos hemos criticado alguna vez a un antiguo jefe o compañero, pero es mejor que esos comentarios queden en «petit comité» o su futuro sueldo desaparecerá a la misma velocidad que usted lo hizo de ese odioso trabajo.

Publicada en La Razón España Texto de Inma Bermejo.