El empresariado privado nacional requiere 400 millones de dólares para cumplir con el pago del aguinaldo, por lo que el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez sugirió gestionar una línea de crédito para cancelar esa obligación.

«Así como se está pensando en recursos para inyectar el sector de la demanda, para reanimar el mercado interno, por qué no intentar una línea de crédito, no un bono, para financiar el pago del aguinaldo (…). El requerimiento para honrar ese pago es de por lo menos 400 millones de dólares», precisó Rodríguez.

Aclaró que el aguinaldo es una conquista social, cuyo pago no está en discusión. El conflicto ahora tiene que ver con la falta de dinero ante la crisis generada por la pandemia que golpeó a toda la economía nacional.

En criterio de Rodríguez, el crédito para el pago de aguinaldos debe ser ágil y con una tasa de interés concesional o cero, considerando que son recursos recuperables, a diferencia de los bonos de ayuda social.

El ejecutivo del IBCE argumentó que además de ser un fondo recuperable, permitirá generar liquidez en las empresas, abriendo posibilidades de avanzar en la recuperación de la economía.

El presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz (FEPLP), Jaime Ascarrunz recordó que este sector enfrenta severas dificultades desde octubre del 2019, con la crisis política, y luego la pandemia del coronavirus que desaceleró la economía con la contracción de la demanda.

«Si el gobierno pudiera generar una especie de fondo para el pago de aguinaldos, a través de la banca, sería muy bienvenido, por su puesto será recuperable», puntualizó.

La FEPLP, en principio, plateó el pago del aguinaldo de manera diferida, entre diciembre y enero, a través de una negociación directa entre empresarios y trabajadores.

«Lo principal es mantener las fuentes de trabajo y que las empresas sigan funcionando», agregó.

Recientemente, el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellott, planteó que el pago del aguinaldo 2020 sea diferido y destinado a la compra de productos nacionales.

«Una medida excepcional es que el aguinaldo se pague de forma diferida (…) Respetamos la posición del sector laboral, pero este no es un tema de pedir y exigir, es un tema de buscar soluciones entre todos los sectores», declaró el empresario.