23 septiembre, 2020

Testimonio de Sissi Añez: Cuando un hijo es COVID positivo

Compartir:

Compartimos con usted el conmovedor mensaje de Sissi Añez:

Cuando un hijo es COVID positivo, desde mi experiencia

La noticia del resultado golpea, es inevitable.

Pasan por la cabeza muchos pensamientos, se dibujan escenarios, predominan los peores.

Uno quiere creer que todo estará bien, pero no puede abstraerse de lo que está ocurriendo con la enfermedad en el entorno inmediato y en el mundo.

Buscas certezas, quieres el mejor médico, (mi hija tuvo a los mejores), la lucha es por aferrarte a creer que todo estará bien sin que eso te nuble para no ver la realidad y tomar las decisiones indicadas. Se siente una gran responsabilidad y también por momentos, mucho miedo.

Se consulta a médicos amigos, aparece el que no ha visto nunca a tu hijo y sugiere tratamientos extremos, cuestionados e innecesarios en ese momento.

Los vecinos murmuran, apuntan y hasta discriminan. Se entiende desde la mirada del poco conocimiento que tienen y que una situación extrema revela de qué está hecho cada ser humano.

Aprendí una fórmula y desde hace algún tiempo vengo siendo entrenada para aplicarla como una receta y les aseguro que funciona:
Confiar en Dios

Soltar y entregarle la carga a ÉL

Descansar en la certeza de que Dios está en control, que yo llego hasta el límite de mis fuerzas y mi entendimiento, pero mi fe está puesta en un Dios que sabe lo que hace.

Luego de hacer ese ejercicio, viene lo que se debe hacer para afrontar al invisible virus que es, confiar en el criterio del médico, seguir el tratamiento indicado, no automedicarse y ver el estado del paciente clínicamente, que es lo que determina la evolución o no de la enfermedad.

Desde niña mi hija tiene una doctora que es, en mi criterio, una de las mejores, Gabriela Antelo, que en el momento de mayor duda y tensión no dudó en ir a hacerle una evaluación clínica para determinar si era conveniente o no aplicar otros medicamentos.

Gracias Capita, te quiero mucho y sos la doctora en la que más confío porque puedo dar fe de tu entrega y dedicación a tu profesión.

Dr. Pedro Flores, desde La Paz, que con tanta paciencia respondió todas mis dudas y de quien recibí el mejor consejo para afrontar estos días, lo primero que me dijo fue: “usted no puede perder la calma” lo entendí y cada día busqué esa quietud en la oración, en la alabanza y gratitud a Dios por lo que estaba viviendo y a cambio Dios me condujo con esa paz que sobrepasa todo entendimiento.

El apoyo de la familia es primordial, la compañía de mi hijo José Carlo, la presencia de mis padres, mis hermanos, mis sobrinos José Garito, Sergio Andrés y Bruna que siempre están pendientes y me entregan tanto amor.(Emanuel y Julieta con sus travesuras).

Gracias a todos por sus oraciones, Dios lo hizo, hoy mi hija está recuperada y sana.

El “manual de la buena madre” dice que si un hijo se enferma, uno debe estar preocupada y manifestar esa pereocupación por todos lados y no está mal, a veces las situaciones nos rebasan, pero es ahí donde Dios nos dice confía, suelta, descansa en mi, que nada sucederá sin que Yo lo permita.

Quizás este virus represente una oportunidad para mirarnos hacia adentro y retomar el camino de vuelta hacia nosotros mismos a través de la amistad con nuestro Creador.

Deja un comentario