Tiwanaku: asignan 400 policías para al menos 10.000 visitantes

Compartir:

Arqueólogos cuestionaron la celebración del Año Nuevo Andino en el sitio, declarado Patrimonio de la Humanidad. Aseguran que los daños son considerables.

Publicada en Página Siete, escrita por Anabel Vaca

Al menos 10.000 personas acudirán este vienes al sitio arqueológico de Tiwanaku para recibir los primeros rayos del sol, junto a rituales ancestrales. Para la actividad se desplegarán 400 efectivos entre militares y policías para resguardar el sitio. Expertos en  arqueología criticaron  la medida  y aseguraron   que con este evento se  pone en riesgo el patrimonio.

Además, de los 400 efectivos, desde el Centro de Investigaciones  Arqueológicas, Antropológicas y Administración de Tiwanaku (CIAAAT) también se  anunció  que se tomarán medidas de prevención y  resguardo  del sitio arqueológico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. 

“Estamos coordinando con todas las instancias para proteger el bien patrimonial arqueológico de Tiwanaku. El festejo se debe considerar como parte del patrimonio inmaterial pero la actividad no puede poner en riesgo los bienes arqueológicos, por lo que se ha elaborado este  plan de seguridad coordinado”, dijo el director ejecutivo del CIAAAT, Julio Condori, mediante un comunicado de prensa del Ministerio de Culturas y Turismo.

Desde 2010, el sitio arqueológico de Tiwanaku es escenario de la celebración del Año Nuevo Aymara. Según registros  hemerográficos, anualmente recibe entre  8.000 y 10.000 visitantes, aunque en algunos casos recibió mayor cantidad. 

Para Carlos Lémuz, director de la Sociedad de Arqueología de La Paz, los 400 efectivos no son suficientes para resguardar Tiwanaku. Lamentó que la actividad se desarrolle dentro del sitio arqueológico.

“Es totalmente irresponsable realizar rituales con tanta gente en el lugar. Cuatrocientos efectivos entrenados para resguardar el patrimonio arqueológico no son suficientes. Se ha visto en anteriores ocasiones que la gente se subía a los monumentos de piedra, caminaban en el sector de Akapana, donde no se debe acceder porque el sitio es delicado”,  aseguró.

Sumado a ello, el experto lamentó los daños que causa esta actividad masiva, en la que, además, se consumen bebidas alcohólicas y quedan residuos de plásticos y otros. “La cantidad  de basura que generan es grande… Un sitio arqueológico no está hecho para fiestas de ese tamaño, con gente tan diversa y tan difícil de controlar donde además se consumen bebidas alcohólicas”, añadió.

Debido a la cantidad de personas que visitará el sitio, el CIAAAT elaboró un plan de  “conservación preventiva” que consiste en tomar muestras fotográficas antes y después del evento para luego detectar posibles daños. “Se realizarán tareas de conservación preventiva, que incluyen inicialmente la toma de muestras fotográficas del sitio arqueológico antes del 21 de junio, para saber el estado en el que se encuentra y su ubicación exacta. La misma acción se realizará pasada la ceremonia para detectar los posibles daños o deterioros del patrimonio arqueológico”, aseguró  Condori.

Amautas  reciben  los primeros rayos del sol en Tiwanaku.
Foto:ABI

Este plan también fue criticado por Lémuz. “En primer lugar no debería realizarse allí el evento y de hacerlo sabemos que   habrá destrucción y daño al patrimonio. Lo que se trata es de evitar el daño, no de evaluar el daño después de que se ha efectuado.  Las medidas de seguridad de Tiwanaku deberían ser mucho mayores que para cualquier otro sitio”, señaló.

Coincide con esa mirada  Luis Viviani, arqueólogo independiente que trabajó varios años en Tiwanaku. Aseguró que es complicado cuidar el sitio  cuando hay una cantidad masiva de personas. Por ello, dijo que se debe implementar medidas de seguridad mucho más estrictas. 

“Me ha tocado ver a una persona que estaba realizando alguna ceremonia, echando aceite a  algunos de los muros y causando daños directos sobre los bloques de piedra. Esos daños a veces no se pueden medir cuando la gente logra rebasar el control”, dijo y  “ni hablar de quienes  hacen sus necesidades en el lugar”, concluyó.

Hay 230 sitios para    recibir el sol

 Un total de  230 sitios en todo el país se dispusieron   para recibir los primeros rayos del sol este 21 de junio. 

“Tenemos 230 sitios habilitados para que la gente pueda recibir el Año Nuevo Andino, Amazónico y del Chaco. El Presidente ya ha confirmado que estará en Tiwanaku, se empezará con una verbena a la medianoche y a partir de las 4:00 se iniciará  con las ceremonias y rituales para esperar  los rayos del sol”, dijo la ministra de Culturas  y turismo, Wilma Alanoca.

 Cerca de una  pirámide  reciben la energía del sol.

Foto:Archivo / Página Siete

Las actividades que se tienen previstas para este viernes son ceremonias rituales míticas, música y danza autóctona y gastronomía milenaria denominados alimentos con ajayu, aquellos que tienen los colores del arco iris o Kurmi que tienen energía, espíritu o alma, señala una cartilla del  ministerio.

El país festejará este viernes  el año nuevo andino 5527, también conocido como Willka Kuti o retorno del sol. Algunos sitios para el ritual son  Culli Culli, Samaypata y  Valle de las ánimas.

Publicada en Página Siete, escrita por Anabel Vaca