Los ministros interinos de Economía, Óscar Ortiz, de Trabajo, Óscar Mercado, y de Desarrollo Productivo, Abel Martínez, anunciaron este lunes que dejan el puesto, en medio de diferencias internas en el Gobierno transitorio de Bolivia.

Óscar Ortiz dijo en rueda de prensa en La Paz que no renunció ni aún fue cesado, pero sabe que ya tiene sustituto, y reveló sus diferencias con el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

Ortiz calificó de «indigno» que a su juicio se le haya querido «presionar» con lo que calificó como «una campaña» con mensajes en redes sociales en la que supuestas fuentes oficiales aseguraban en los últimos días su salida del Ejecutivo transitorio, sin que haya recibido alguna comunicación oficial.

El político aseguró que se va con «la conciencia tranquila», tras haber actuado con «entrega», pese a que su vida corrió «serio peligro» al enfermar de COVID-19, y con «integridad», al enfrentar «profundas diferencias» con algún compañero de gabinete, citando expresamente a Murillo.

Al respecto, comentó que siempre antepuso sus principios a otros intereses, para no firmar decretos que pudieran contravenir el ordenamiento jurídico, ni contratos o adjudicaciones que considera que debe hacer ya el próximo Gobierno que salga de las elecciones del 18 de octubre.

En concreto, se refirió a un decreto para posibilitar una devolución de acciones de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (Elfec), que precisamente fue defendido en esta jornada por el ministro interino de Gobierno.

El país tiene ya «suficientes deudas», apuntó, al despedirse con «la frente en alto y con dignidad».

Bolivia alcanzó un déficit de más de 2.800 millones de dólares en el primer semestre de 2020, una cifra que estaba prevista para todo el año, algo que Ortiz confió que pueda resolver su sucesor.

«La presidenta tiene que trabajar con quien se sienta cómodo», señaló en referencia a la mandataria interina de Bolivia, Jeanine Áñez.

«He venido a dejar limpio mi escritorio y terminar con los últimos papeles», concluyó.

ROCES EN EL GOBIERNO INTERINO

Por su parte, Arturo Murillo, en rueda de prensa en la ciudad boliviana de Cochabamba, declaró que el tema de devolución de acciones de esa empresa, que fue nacionalizada en parte por el anterior Gobierno de Evo Morales, genera «muchísimos roces» dentro del Ejecutivo interino de Áñez.

Murillo, oriundo de Cochabamba, manifestó que Ortiz se opone «no de la manera más correcta», sino por intereses de su región de origen, Santa Cruz.

«A mí no me manda ninguna logia, ningún poder», sentenció, sino el interés del pueblo sin que haya pedido a Áñez que firme nada que vaya contra la ley.

En el caso de Óscar Mercado y de Abel Martínez, su renuncia fue comunicada por sus respectivos ministerios, sin dar detalles.

Mercado llevaba en el puesto desde diciembre pasado, al poco de asumir Jeanine Áñez de forma interina en noviembre, y Ortiz desde mayo como ministro transitorio de Planificación del Desarrollo y desde julio en Economía.

Estas son las primeras salidas del Gobierno interino de Áñez desde que el pasado 17 de septiembre anunció su retirada de la carrera electoral al frente de la alianza Juntos.