Un municipio francés, multado por discriminar a los hombres

Compartir:
Sanción de 90.000 euros por situar a demasiadas mujeres en puestos directivos

La paridad de género, si se obliga a cumplir a rajatabla según marcan las leyes, puede provocar situaciones bastante absurdas. Es lo que ha ocurrido en Francia, un país que quiere ser abanderado de la igualdad entre los dos sexos.

La agrupación de municipios en torno a Bourg-en-Bresse, en el este del país, no lejos de la frontera suiza, ha sido sancionada con una multa de 90.000 euros por haber situado en puestos de alta dirección a cuatro mujeres y a un solo hombre. La prefectura del departamento del Ain, a la que pertenece la colectividad de Bourg-en-Bresse –un ente administrativo que reúne a 74 municipios–decretó la multa porque, según la ley de paridad del 2013, la proporción máxima de desequilibrio entre hombres y mujeres en puestos de mando en la función pública debe ser de 60/40. La distribución de cargos tendría que haber sido, pues, de tres mujeres y dos hombres, como máximo, o de tres hombres y dos mujeres.

El alcalde de Bourg-en-Bresse y presidente de la colectividad, el socialista Jean-François Debat, expresó su desaprobación por la multa. “Me parece cómico ser sancionado por este motivo”, declaró Debat, y se mostró orgulloso de haber colocado en la cúpula a tantas mujeres. El alcalde piensa recurrir ante el Gobierno central e interceder directamente ante la secretaria de Estado para la Igualdad, Marlène Schiappa, una de las figuras más mediáticas del Gabinete.

Entrevista

El alcalde de Bourg-en-Bresse ve “cómica” la multa y dice que hay que compensar un desequilibrio histórico

En una entrevista con la emisora Europe 1, Debat sostuvo que “el objetivo de la ley, aunque esté escrita en términos de paridad, es favorecer el acceso de un mayor número de mujeres a puestos de responsabilidad más elevados”. “En las colectividades francesas, a nivel global, hay un 70% de hombres y un 30% de mujeres; es fruto de una situación histórica”, recordó el alcalde. A su juicio, ese desfase que se arrastra debería permitir que en algunos lugares la paridad se pueda vulnerar en beneficio de las mujeres.

El caso de Bourg-en-Bresse no es el único. La alcaldía de Lille, en el norte de Francia, ya fue multada por la misma razón. En cambio, otras 16 administraciones municipales fueron castigadas por lo contrario, por designar a demasiados hombres para los cargos. La asociación Jamais sans elles (Jamás sin ellas), que lucha por la igualdad de género, no criticó la multa. “Ganaremos todos si hay un equilibrio –dijo su portavoz, la empresaria Natacha Quester Séméon, a la cadena LCI–. Si queremos mandar un mensaje positivo a los hombres, no se trata de poner más mujeres que hombres en los puestos clave”.

De la mano de Schiappa, el Gobierno prepara, de cara al 2020, un proyecto de ley para “la emancipación económica” de las mujeres, que puede incluir cuotas mínimas en las empresas, multas más duras a los partidos políticos y el reconocimiento como experiencia laboral del tiempo pasado en el hogar para criar a los hijos. Francia también está activa en el ámbito internacional y logró en la reciente cumbre del G-7 en Biarritz un compromiso para promover la igualdad de género a escala planetaria.