A Valeria siempre le gustaron las matemáticas y la informática. Ganó un premio internacional por su proyecto “Carrying Life”, al promover el amplio uso de bolsas de tela en lugar de plástico.

Cuanto más aprendía y ganaba experiencia, más se interesaba por los desafíos que el uso de la tecnología puede traer a la sociedad.

Valeria es fuerte partidaria de la ética y la responsabilidad que tiene la Inteligencia Artificial, además participa como voluntaria en diferentes organizaciones para el avance de las herramientas y conocimientos en los algoritmos de aprendizaje automático.

¿Quién es Valeria y cómo se siente esta nominación para ella?

Soy científica de datos en Monzo Bank, un banco británico digital con sede en Londres. Soy responsable de lanzar modelos de créditos innovadores, usando Big Data y Machine Learning. Dentro de este rubro, he dedicado parte de mi carrera en el estudio de los efectos discriminatorios que la inteligencia artificial puede tener en nuestra sociedad.

Esto todavía requiere mucho trabajo de parte de todas las industrias, incluyendo atraer mayor diversidad en el ambiente de trabajo. Los productos digitales afectan nuestras vidas diarias y necesitamos una mejor representación que pueda crear grandes funcionalidad para todos.

La organización WeareTechWomen reconoce la falta de representación femenina en la industria tecnológica. Es por eso que lanzó los premios TechWomen100 para reconocer y celebrar los logros de mujeres trabajando en este rubro en el Reino Unido. Es un honor estar nominada y poder ser un ejemplo que otras mujeres puedan seguir.

¿En qué momento de tu vida descubriste tu vocación hacia la tecnología?

Tuve la suerte de tener una computadora en casa desde muy chica y siempre me interesó su limitado número de programas (Windows98!)  En un concurso de arte en el colegio, me gané una beca en FutureKids, una escuela de computación, y me encantó. Sin darme cuenta, ya había encontrado el rubro que me gustaba.

En el 2008, gané un concurso internacional de ensayos que me permitió conocer y conversar con Bill Gates. Gates es una persona que no solo innovó dentro del sector tecnológico, sino que también lo usó para crear un mundo mejor con su trabajo filantrópico. Fue una oportunidad única que realmente me inspiró. Poco después empecé mis estudios universitarios en Alemania donde estudié Ciencias Computacionales y Negocios.

Mi trabajo ahora me permite usar tecnología en un banco cuya misión es “Make money work for everyone” (hacer el dinero trabajar para todos). Me encantan mis actividades diarias de programación que desarrollo en un ambiente emprendedor y con una misión social.

En una sociedad como la Boliviana, ¿Cuáles fueron los mayores retos que enfrentaste al dedicarte a esta carrera?

En el colegio mi materia favorita fue matemáticas. Tuve la suerte de tener excelente formación en Bolivia y que mi familia siempre hubiera pensado que sería excelente ingeniera.

De todas maneras, el rubro informatica nunca fue un área de la que escuché mucho. De hecho era una carrera con mal estigma de personas que trabajan solas (y son bastante nerd). Ahora que trabajo en este rubro puedo decir que mi trabajo requiere mucho trabajo en equipo y que impacta a millones de personas (sobre lo de nerds, esta es una etiqueta a la que todos en mi equipo aspiramos!). 

Creo que tener modelos a seguir es algo importante para descubrir más sobre este rubro. Cuando converso con mis primos menores, me doy cuenta que con mi ejemplo ellos también ven mi carrera como una gran posibilidad en sus futuros.

Si hablamos de tu familia, ¿De qué manera influyeron en tu formación y en la consecución de tus sueños?

Para mi padres, los estudios fueron siempre una prioridad y me ofrecieron todo lo que pudieron. Desde chica los escuchaba hablar de todo lo que tenían planeado para que pueda desarrollarme. Al mismo tiempo, siempre me recordaron que tenía toda la capacidad para llegar lejos.

Mi mamá fue también un modelo a seguir. Fue la primera directora mujer en Cainco y gerente general de Futuro de Bolivia – AFP mucho antes de cumplir 30. Creo que tener ejemplos del mismo género es muy importante para sentirse identificado e inspirado.

Para Valeria, una exitosa Mujer en el campo de la Tecnología a nivel internacional que ha llegado a trabajar en grandes corporaciones y con personalidades como Bill Gates, ¿Cómo ve la evolución en el campo de la tecnología en Bolivia?

Tenemos gente talentosa lanzando sistemas que detectan las temperaturas en los aeropuertos para prevenir COVID y aplicaciones para proteger el voto en las recientes elecciones. Lo que nos falta, comparado a otros países, es poder lanzar soluciones a escala.

Dónde podemos mejorar es en la educación. La tecnología cambia todo el tiempo y dedicarse 5 años estudiando por un pregrado es muy largo (son solo 3 años en Europa). Para el país es importante lanzar carreras más cortas y cursos interactivos que las personas puedan tomar en cualquier punto de su carrera profesional. Aquí hay muchos cursos cortos de 3-6 meses que permiten actualizarse con habilidades que el mercado requiere (programación de web, big data, etc).

Al mismo tiempo, es necesario que las universidades y los estudiantes tengan la oportunidad de investigar y colaborar en el exterior. Muchos países en Latinoamérica promueven estos programas que permiten crear un ambiente más enriquecedor en sus ambientes estudiantiles.

Valeria también trabaja como voluntaria con diferentes organizaciones para promover la igualdad de género y mayor participación de las mujeres en el aprendizaje tecnológico. ¿Qué consejos puede dar para todas las niñas y adolescentes Bolivianas (e inclusive sus padres), que tienen interés de comenzar una carrera en Tecnología? 

Dentro de casa, creo que lo más importante es siempre pensar en las prioridades para motivar a las niñas y adolescentes. A nivel mundial, hay mucho enfoque en tener un aspecto atractivo y un comportamiento bueno, pero “Good Girls Don’t Make History” (las niñas buenas no hacen historia). Una niña que cuestione y pelee por sus opiniones debe ser aplaudida. Esta es la manera de crear un líder sin miedos.

Si tuviera una hija, para mí sería importante enfocarse en fomentar su curiosidad con juegos, libros, entretenimiento y aprendizaje. Dentro de esto es importante escoger materiales con personajes femeninos a las que ellas puedan aspirar. Al mismo tiempo, tenemos muchísimos contenidos online gratis para apoyarlas a descubrir áreas que disfruten.

Si tuviera un hijo, haría lo mismo. La gran diferencia es que lo guiaría a reconocer esteriotipos negativos, detectar comportamientos que no apoyan al desarrollo de las mujeres y usar su privilegio para crear un mundo más equitativo.

¿Qué recursos existen para ellas localmente y en el extranjero (herramientas, fundaciones, becas)?

Hablando de herramientas, se puede acceder a muchas online, gratis o a bajo precio. Para mí el mejor portal educativo para personas de toda edad es Khan Academy con excelente contenido en matemática, ciencia y tecnología. Para comenzar los primeros pasos en programación CodeAcademy es una buena opción. Entre videos educativos, mi favorito es TedEd (https://ed.ted.com/) que ofrece contenido que captiva a niños y adultos.

De niña hice varios cursos en FutureKids que me encantaron, una escuela de computación. Un ambiente como este captiva a los estudiantes a seguir aprendiendo.

En cuestión de becas, creo que lo mejor es investigar en las páginas de universidades y embajadas como también buscar online. Estas cambian todos los años y es bueno dar una buena mirada en todos lados.

Apoya a Valeria Cortez con tu voto en el siguiente enlace:

https://wearetechwomen.com/valeria-cortez-vaca-diez-monzo-bank/