La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, declaró este viernes que hará cuanto esté en su poder por suspender financiación comunitaria a países de la Unión Europea que no respeten los derechos de las personas LGTBI y para llevar a esos gobiernos ante la justicia de la UE.

«La discriminación en función de la orientación sexual no tiene absolutamente ninguna cabida en la Unión Europea. Y, cuando esté en mi poder, actuaré contra ello. Incluyendo la suspensión de la distribución de fondos y llevando a los Gobiernos ante la justicia», dijo la presidenta del Ejecutivo en las redes sociales.

La conservadora alemana contestó así a una pregunta sobre la discriminación a personas LGTBI (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transgénero e Intersexuales) en Polonia y Hungría en un formato en redes sociales diseñado para que los ciudadanos puedan trasladar preguntas a la presidenta del Ejecutivo comunitario.

Von der Leyen agregó que presionará «para que haya un reconocimiento mutuo de relaciones familiares en la UE, porque si eres padre en un país, lo eres en todos», y recordó que la CE trabaja actualmente en una «estrategia LGTBI» que presentará próximamente.

«Estad atentos», agregó la alemana, quien subrayó que «cada persona en europa debería de ser libre para ser quien sea y amar a quien quiera, en todos los países europeos».

La presidenta de la CE ha criticado reiteradamente las «zonas sin LGTB» decretadas por Polonia, que considera «zonas sin humanidad», la más reciente en su discurso del Estado de la Unión ante el Parlamento Europeo.

El pasado mes de junio, la CE rechazó otorgar financiación a seis ciudades polacas del centenar que aplican esas normas discriminatorias.